1 de julio de 2009

Steinbrueck acusa a Gran Bretaña de querer complacer a Londres

Por Matthias Sobolewski

BERLIN (Reuters/EP) - El ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrueck, acusó a Gran Bretaña el miércoles de dificultar los esfuerzos por reformas a los mercados financieros mundiales porque están demasiado ansiosos por complacer a la ciudad de Londres.

Mientras el Gobierno estadounidense ahora estaba interesado en reformar a los mercados financieros, Londres se estaba resistiendo al cambio, dijo Steinbrueck, que el año pasado provocó una disputa diplomática con Gran Bretaña por criticar su plan de estímulo económico.

"Los intereses de la ciudad de Londres están prácticamente implementados, prácticamente alineados con los intereses políticos del Gobierno británico", dijo en Berlín.

Los intentos de asegurar una ventaja para Londres sobrepasaron los límites que el Gobierno impuso sobre los gravámenes a ejecutivos, dijo, destacando que la ciudad de Londres parecía inclinarse hacia una "restauración" de las condiciones que había antes del estallido de la crisis financiera.

"A veces veo una gran cantidad de resistencia a medidas regulatorias con respecto a lo que importa en la ciudad de Londres y al Gobierno británico", dijo Steinbrueck en un evento encabezado por la federación que agrupa al sindicato alemán DGB.

Los líderes mundiales acordaron en una cumbre en Londres en abril, encabezada por el primer ministro británico, Gordon Brown, endurecer las reglas sobre supervisión financiera.

En una consiguiente cooperación internacional en estas reformas, Steinbrueck dijo que había oído algunos comentarios recientemente que sugerían regresar al statu quo previo a la crisis financiera que se intensificó con el colapso de Lehman Brothers en septiembre pasado.

"Creo que Londres en particular es muy sospechoso en ese sentido", agregó Steinbrueck. "Tienen una restauración en mente, para recrear lo más que se pueda el viejo estado de las cosas", agregó.

Steinbrueck hizo los comentarios sólo una semana antes de la cumbre en Italia del Grupo de los Ocho países más industrializados, en donde se incluyen tanto a Gran Bretaña como a Alemania. Se espera que los líderes del G-8 discutan la supervisión de los mercados financieros durante sus conversaciones.

El año pasado, Steinbrueck apuntó contra la política económica británica, enemistándose con Londres.

En una entrevista con la revista Newsweek en diciembre pasado, criticó las medidas británicas para estimular a su economía: "La misma gente que nunca tocaría el gasto de déficit ahora está lanzando miles de millones. El cambio de políticas del lado emisor todo el camino a un keynesianismo garrafal es impresionante".