15 de agosto de 2009

Sube producción industrial EEUU,cae confianza consumidor

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters/EP) - La producción industrial estadounidense subió en julio por primera vez en nueve meses y la inflación se mantuvo sin cambios, pero la confianza del consumidor cayó inesperadamente este mes, mostraron informes del viernes.

Reuters y la Universidad de Michigan dijeron que su índice preliminar de confianza del consumidor para agosto cayó a 63,2 desde 66,0 en julio, bastante por debajo de las expectativas del mercado de una lectura de 68,5.

La erosión en la confianza del consumidor refuerza la idea de que la recuperación económica va a ser débil. Los consumidores representan cerca del 70 por ciento de la actividad económica estadounidense y actualmente se encuentran temerosos acerca de su futuro.

Las acciones en Wall Street ignoraron el positivo dato de producción industrial, cayendo luego que los inversionistas se enfocaran en la reducción de la confianza del consumidor, que llega un día después de que un informe mostrara una inesperada caída en las ventas minoristas durante julio.

"Lo que estamos viendo son mayores indicios de que el sector de la producción en la economía está cambiando más rápido que la demanda. El consumidor sigue siendo el punto de mayor volatilidad en la recuperación", dijo Alan Ruskin, estratega de RBS Securities en Greenwich.

La producción industrial subió un 0,5 por ciento en julio, superando las expectativas del mercado de una alza de 0,3 por ciento, tras registrar una contracción de 0,4 por ciento en junio, mostró un informe de la Reserva Federal.

Por otra parte, el Departamento de Trabajo dijo que los precios al consumidor se mantuvieron planos en julio desde el mes anterior, pero registrando una caída anual a su mayor tasa desde 1950. Esto podría sugerir que la deflación, y no la inflación, es una mayor amenaza pese a los indicios de que el fin de la recesión estaría cerca.

FABRICANTES DE AUTOS IMPULSAN DATO PRODUCCION

La producción industrial fue impulsada por la reapertura de las plantas de Chrysler y General Motors, que habían estado cerradas temporalmente mientras las compañías se encontraban

bajo protección temporal para reorganizarse.

La producción también se benefició por el programa del Gobierno "dinero por chatarra", que entrega créditos a los consumidores para cambiar sus vehículos antiguos por modelos de menor consumo de combustible.

"El incremento en la producción industrial es otro indicio de que la recesión estadounidense está llegando a su fin", dijo Harm Bandholz, economista de UniCredit Markets and Investment Banking en Nueva York.

Los analistas esperan que la economía crezca en la segunda mitad del año, pero advierten que la recuperación podría no ser sostenible.

"El crecimiento es alentado temporalmente por las iniciativas del Gobierno, como el programa de dinero por chatarra, que aumenta las perspectivas para la producción de autos. A medida que esos programas concluyan, el repunte pasará de tener forma de V a una recuperación más volátil en forma de W", dijo Bandholz.

La producción manufacturera subió el 1,0 por ciento en julio, principalmente debido a un salto en el ensamblaje de vehículos, cuya fabricación trepó a un ritmo anual de 5,9 millones de unidades desde 4,1 millones en junio.

Excluyendo los vehículos y sus partes, la producción industrial cayó un 0,1 por ciento en julio.

La tasa de capacidad utilizada subió a un 68,5 por ciento, ligeramente por encima de lo proyectado por los economistas, pero aún 12,4 puntos porcentuales por debajo del promedio entre 1972 y el 2008.

Los analistas reconocen que la holgura en la economía mantendrá la inflación sin variaciones por un tiempo.

"La economía estadounidense podría estar cerca de salir de la recesión, pero todo el impacto de la pérdida en la producción recién está comenzando a sentirse en los precios al consumidor", dijo Paul Ashworth, economista de Capital Economics en Toronto.

Excluyendo precios de alimentos y energía, el denominado IPC subyacente avanzó un 0,1 por ciento en julio tras incrementarse un 0,2 por ciento en junio.

Comparado con julio del año pasado, la tasa de inflación subyacente subió el 1,5 por ciento, el avance más lento desde febrero del 2004, después de elevarse 1,7 por ciento en junio.