14 de agosto de 2009

Subsidios ecológicos Japón minan ahorros,amenazan gasto

Por Stanley White

TOKIO (Reuters/EP) - La compra desenfrenada de autos y aparatos electrónicos de uso eficiente de energía en Japón, impulsada por una serie de subsidios, corre el riesgo de agotar los ahorros de los hogares a tal nivel que en el 2010 tendrían que recortar el gasto, lo que podría generar otra recesión.

La tasa de ahorro de los japoneses ya ha empezado a caer desde el 27 por ciento de los ingresos disponibles a comienzos de año, ya que los consumidores echan mano a sus reservas para comprar autos híbridos y pantallas de televisión planas.

Este impulso temporal al consumo probablemente ayudó a que la economía japonesa creciera por primera vez en cinco trimestres en el período entre abril y junio.

La tasa de ahorro de los hogares probablemente caiga a un 15 por ciento este año, según el Instituto de Investigación Dai-ichi Life, ya que los consumidores están concentrando sus compras antes del término de los subsidios, en marzo del 2010.

Los ahorros serían entonces tan bajos que los compradores no podrán gastar entonces mucho más, dicen los economistas.

"Los ingresos son bajos, entonces cuando se usan los subsidios para apoyar el consumo, la única elección es que la tasa de ahorros caiga", dijo Toshihiro Nagahama, economista del Instituto de Investigación Dai-ichi Life.

El Partido Democrático, con altas posibilidades de ganar las elecciones de este mes, prometió impulsar los ingresos disponibles de las familias japonesas. Pero los economistas dudan que se pueda recortar el gasto innecesario para financiar todas los beneficios que han prometido.

Si el Partido Democrático no cumple sus promesas, el consumo personal, que representa un 60 por ciento del Producto Interno Bruto, podría estancarse.

GRAN SALPICADURA

El Gobierno actual dijo en abril que pagaría por un tiempo limitado hasta 250.000 yenes (2.628 dólares) por cada compra de un auto de baja emisión de gases, parte del mayor plan de estímulo de la historia de Japón.

El esquema le permite además a los consumidores usar un 5 por ciento del valor de las compras de electrodomésticos de uso eficiente de la energía como cupones que se pueden cambiar por otros bienes.

Las ventas de autos híbridos modelo Prius de Toyota Motor Corp subieron un 25 por ciento en julio desde el mes anterior. Las ventas de pantallas planas subieron un 58 por ciento en julio desde el año anterior.

Pero como los sueldos y los bonos siguen cayendo a tasas récord este año, la fiebre consumista se come los ahorros de los japoneses.

Una vez que los subsidios y recortes de impuestos expiren, el gasto de los consumidores podría debilitarse nuevamente y contribuir a otra caída en el PIB.

Si el gasto del consumidor cae un 1 por ciento, le restaría cerca de 0,6 puntos porcentuales al PIB, según Takahide Kiuchi, economista jefe de Nomura Securities.

"Hay buenas probabilidades de que el PIB se contraiga nuevamente durante el primer trimestre del año", dijo Kiuchi.

La economía japonesa podría contraerse un 0,4 por ciento en el período enero-marzo del 2010 con respecto al trimestre anterior, aunque la tasa de ahorros pudiera subir entre julio y septiembre de este año, dijo.

El mercado laboral podría recibir ayuda de un repunte sostenido en las exportaciones de Japón a Asia, lo que mejoraría el consumo, pero economistas advierten que eso tomaría un largo tiempo.

Para reducir la dependencia de Japón en las exportaciones, el partido de oposición ha prometido incrementar los ingresos disponibles de los hogares pagando 26.000 yenes por mes a las familias por hijo, ofreciendo ayuda a los campesinos, aboliendo los recargos sobre la gasolina y los autos, entre otras medidas.

La oposición dice que recortando las obras públicas y bajando los costos del personal del Gobierno, se pueden sacar 16,8 billones de yenes del presupuesto nacional durante los próximos cinco años para financiar las políticas que proponen.

Pero muchos economistas dicen que esta cifra es demasiado optimista.