18 de junio de 2009

Suiza se une a G.Bretaña y EEUU en cuestionar a "grandes" bancos

Por Sven Egenter y Sumeet Desai

ZURICH/LONDRES (Reuters/EP) - El banco central suizo pidió el jueves poderes para fragmentar a los bancos "demasiado grandes" que puedan caer en quiebra, con lo que se unió a Londres y Washington en la demanda de una mejor regulación que asegure que las entidades financieras se cuiden en una crisis.

Durante los últimos dos años, desde que las hipotecas de Estados Unidos provocaron una crisis bancaria que se esparció por todo el mundo, los gobiernos del mundo han inyectado billones de dólares al sistema financiero para reforzar a los bancos y salvaguardar los ahorros de la gente.

El Banco Nacional Suizo (SNB por su sigla en inglés) dijo en su reporte de estabilidad que Suiza debería tener normas que le permitan escindir partes de los bancos dominantes, UBS y Credit Suisse, si empeora la economía.

Ambas firmas poseen más de 3 billones de dólares en pasivos, casi seis veces el Producto Interno Bruto de Suiza.

"El estado del sistema financiero internacional y del suizo es -y permanece- vulnerable en general", dijo el vicepresidente del SNB, Philipp Hildebrand, en una rueda de prensa en Bruselas.

"La situación de los grandes bancos aparenta ser más difícil. Junto a los riesgos de su todavía apreciable tamaño de mercado, enfrentan significativos riesgos crediticios en general", agregó.

El debate sobre la regulación financiera ha generado conflictos entre países y también entre banqueros centrales y políticos, que no quieren manejar sus bancas locales pero sí calmar la indignación pública de que se paguen impuestos para salvar aquellos empleos.

POLEMICA EN GRAN BRETAÑA

En Gran Bretaña, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, dijo el miércoles que los bancos considerados demasiado grandes para quebrar podrían ser más grandes de lo que los reguladores debieran permitir, algo que fue rápidamente desestimado por el ministro de Finanzas, Alistair Darling.

"Si algunos bancos son considerados demasiado grandes para hundirse, entonces, en palabras de un distinguido economista estadounidense, son demasiado grandes", expresó King en el texto de su discurso anual en Mansion House, dirigido a los Agentes Financieros de la City de Londres.

En cambio, Darling dijo que las reformas deberían ser tratadas de manera sistémica y clamó por más transparencia, una regulación nacional e internacional más fuerte, mejores medios para lidiar con las quiebras bancarias y un enfoque en los riesgos sistémicos.

Washington ha obligado a los bancos a elevar sus reservas de capital para asegurar que puedan soportar una eventual profundización de la crisis económica, a través de "pruebas de tensión".

El miércoles, el presidente Barack Obama reveló sus ideas para una gran reforma a la regulación del sistema financiero.

"Tenemos que reconocer que el mercado libre es la fuerza más poderosa para generar nuestra prosperidad, pero no es una licencia libre para ignorar las consecuencias de nuestros actos", dijo Obama.

Los líderes de la Unión Europea también aprobarán nuevas leyes para endurecer la supervisión del sistema financiero en una cumbre de dos días que comienza el jueves, para salvaguardar una economía que, según dijeron, está en una profunda recesión.

"Ya se ha hecho mucho trabajo valioso para mitigar las consecuencias de la crisis, pero es esencial que mantengamos los esfuerzos", escribió el primer ministro checo, Jan Fischer, cuyo país preside al bloque continental hasta fin de mes, en la carta de invitación a los líderes.

(Redacción de Elizabeth Piper; Editado en español por Ignacio Badal)