15 de julio de 2009

¿Qué tan severa es la influenza H1N1? Difícil saberlo sin cifras

Por Maggie Fox

WASHINGTON (Reuters/EP) - Muchas personas están confundidas sobre cuántos pacientes realmente están infectados con la nueva cepa de influenza H1N1, lo que en el fondo hace difícil determinar la verdadera gravedad de la pandemia, dijeron el martes investigadores británicos.

Sin embargo, mejores métodos para medir la cifra de influenza en tiempo real podría ayudar a disminuir parte de esa confusión, de acuerdo a un equipo del Imperial College London.

Por otra parte, sin esa información los Gobiernos están operando a ciegas mientras evalúan cuál debiese ser su respuesta, agregaron.

"Si no se hacen pruebas a las personas, no se sabe cuánta gente la tiene", expresó telefónicamente la doctora Tini Garske, experta en patrones de enfermedades, quien lideró el estudio. "El número de casos confirmados no dice mucho", agregó.

La Organización Mundial de la Salud ha confirmado 94.512 casos globalmente y 429 muertes causadas por la nueva cepa de influenza H1N1, que fue declarada pandemia el mes pasado.

Sin embargo, estos números representan sólo una fracción de los casos reales: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) indican que al menos un millón de personas ha sido infectada y que el virus se está propagando sin control.

Actualmente, la mayoría de los países sólo está realizando pruebas a una muestra de pacientes y muchas personas que se infectan no están suficientemente enfermas para buscar atención médica, mucho menos para realizarse los exámenes.

Los instrumentos para diagnosticar la influenza H1N1 son costosos y la mayoría de los Gobiernos los guarda para cuando realmente sean necesarios.

Pero, si nadie sabe simplemente cuánta gente está infectada en total de forma grave y leve con la enfermedad ¿cómo es posible decir cuán severa es la pandemia?

TASA DE MUERTES

Escribiendo para el British Medical Journal, Garske y colegas dijeron que la actual tasa de mortalidad -la cantidad de muertes por influenza humana dividida por el total de casos- es sólo cercana a un 0,5 por ciento.

Esta es similar a la tasa de muertes de la influenza estacional, que deja entre 250.000 y 500.000 personas muertas cada año en todo el mundo.

Pero Garske destacó que esto varía mucho en cada país. A diferencia de la influenza estacional, la gripe H1N1 está provocando casos graves en grupos de niños y adultos jóvenes anteriormente saludables.

"El predecir con precisión la gravedad de esta pandemia de influenza humana es algo muy complejo, nuestra investigación muestra que esto sólo se puede lograr si los datos de recolectan de acuerdo a protocolos de estudios bien diseñados y si se analizan de manera más sofisticada que como se suele hacer por el momento", declaró Garske.

"Si no logramos realizar una predicción adecuada de la gravedad, no podremos entregar a los planificadores de salud, a los médicos y enfermeras, la información necesaria para garantizar que están preparados de la mejor manera posible para luchar contra la pandemia, mientras no acercamos a la temporada de influenza del otoño (boreal)", agregó.

El equipo de Garske delineó formas para mejorar las estimaciones, incluyendo el uso de pueblos individuales como muestras.

El observar a las familias también puede ayudar a dar a los investigadores una idea de cómo se extiende la influenza. Si un miembro enfermo de la familia infecta a otro, a dos o a tres, esa cifra puede ser utilizada para estimar una tasa de infección en lugares donde los casos no son registrados y diagnosticados con meticulosidad, afirmó.

"No necesitas saber lo que pasa con todo el mundo, pero necesitas a algunas subpoblaciones", declaró la experta.