29 de marzo de 2011

Trabajadores mantienen paralizada la mayor mina de Bolivia

LA PAZ, 29 Mar. (Reuters/EP) -

La mina de plata, zinc y plomo San Cristóbal en Bolivia, controlada por el grupo japonés Sumitomo y fuente de cerca de la mitad de las exportaciones mineras del país, está paralizada desde el pasado viernes por una huelga ante demandas sanitarias, ha informado el Gobierno de Evo Morales.

El director de Desarrollo Productivo del Ministerio de Minería, Freddy Beltrán, ha dicho el lunes a Reuters que la huelga comenzó tras varios días de amenazas de los trabajadores de la mina, que exigían además la destitución de algunos funcionarios.

"Hoy (lunes) sería el cuarto día en que la mina está parada, teniendo en cuenta que no detiene su producción ni fines de semana", ha explicado Beltrán, en lo que han sido las primeras declaraciones del Gobierno de Morales sobre este conflicto.

En aparente confirmación, ejecutivos de la empresa japonesa "expresaron su profunda preocupación por la continuidad de sus operaciones (y) por la seguridad de su personal en el área de operación", según un comunicado de San Cristóbal.

La mina --una de las explotaciones de plata a cielo abierto más grandes del mundo-- procesa diariamente 40.000 toneladas de materiales para producir unas 1.600 toneladas de concentrados minerales.

Beltrán ha remarcado que "el conflicto tiene hoy parada a la empresa San Cristóbal" y que sabía que "siendo una empresa muy grande e importante, ahora mismo está haciendo todos los esfuerzos necesarios para solucionar el conflicto y retomar las operaciones".

La huelga "genera pérdidas al Estado", ha agregado, porque San Cristóbal es la mayor generadora de impuestos y regalías de la industria minera nacional.

La mina San Cristóbal está ubicada en el departamento de Potosí (suroeste) y, según los últimos datos oficiales disponibles, sus exportaciones alcanzaron un valor 860 millones de dólares (611 millones de euros) en 2009, aproximadamente la mitad de las ventas al exterior de minerales no fundidos de ese país durante ese año.

El comunicado de San Cristóbal señala que sus ejecutivos "exhortaron a iniciar diálogo de manera inmediata y que éste se enmarque en el respeto mutuo y de acuerdo a las leyes vigentes en el país".