2 de septiembre de 2015

Los trabajadores de Uber podrán realizar demandas colectivas en EEUU

NUEVA YORK, 2 Sep. (Reuters/Notimérica) -

Los conductores de la compañía Uber ya tienen derecho a realizar demandas colectivas para determinar su condición de empleados, tal y como han sentenciado este martes en Estados Unidos tras un juicio que podría tener grandes implicaciones para la empresa.

Tres conductores denunciaron a Uber en la corte federal de San Francisco alegando que eran trabajadores de la empresa, por lo que debían estar autorizados para recibir el reembolso de sus gastos, incluyendo la gasolina y el mantenimiento del vehículos. Normalmente, son los propios conductores los que se hacen cargo de los gastos.

En la sentencia, el juez del Distrito de San Francisco, Edward Chen, dijo que los conductores podrían realizar demandas colectivas acerca de su situación como trabajadores, así como reclamar el pago directo de propinas que Uber no les haya transferido. En el caso del reembolso de otro tipo de gastos, los abogados de los demandantes deberán presentar más pruebas para justificar dicho gasto.

Esta medida podría afectar a más de 160.000 conductores únicamente en el estado de California, según documentos de la corte, dándoles así más fuerza para poder llegar a diferentes acuerdos en las negociaciones con la compañía.

Por su parte, Uber ha manifestado que los conductores no deberían poder realizar denuncias como grupo porque tienen poco en común ya que están relacionados con la compañía de diferentes maneras.

Sin embargo, Chen declaró que la postura de Uber se contradice en sí misma. "Por un lado, Uber argumenta que todos sus empleados son autónomos. Por otro, la compañía dice que todos los conductores son diferentes entre sí", dijo Chen. "Parece que ni el mismo Uber" se decide, expresó.

EL MODELO DE UBER EN PELIGRO.

Los resultados de esta batalla legal de Uber podrían modificar el modelo de economía compartida, ya que la flexibilidad del contrato de este tipo de compañías se considera una de las claves de su éxito.

El reconocimiento de los conductores como empleados podría aumentar los costes de Uber, viéndose obligado a pagar la Seguridad Social de sus empleados y seguro de desempleo, entre otros.

El pasado junio, un comisionado laboral de California determinó que un conductor de Uber era un empleado, no un contratista. Uber ha apelado esta decisión.

Para defender su posición en contra del status de demanda colectiva, Uber había presentado declaraciones juradas de cientos de conductores que apoyaban a la compañía. Sin embargo, Chen rechazó esta prueba porque las declaraciones podrían ser producto de preguntas sesgadas.

Sencillamente "no tiene ninguna base", escribió Chen, que "un gran número de conductores de Uber prefieran ser autónomos que trabajadores de la compañía".