25 de julio de 2006

UE.- La CE no sabe si el fracaso de la Ronda de Doha podrá afcetar a un acuerdo con el Mercosur

BRUSELAS, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Comercio, Peter Mandelson, dijo hoy que no sabe cómo afectará el fracaso de las negociaciones de la Ronda de Desarrollo de Doha (RDD) a las malogradas conversaciones entre la UE y el Mercado Común del Sur (Mercosur) para lograr un acuerdo de asociación birregional y que hasta ahora habían quedado supeditadas al resultado de las negociaciones multilaterales.

Mandelson fue preguntado por estas negociaciones durante una rueda de prensa en que volvió a dar su parecer sobre las causas y consecuencias de la suspensión de la Ronda de Desarrollo de Doha que se decretó ayer en Ginebra tras una reunión entre los seis principales negociadores -la UE, Estados Unidos, Japón, Australia, Brasil e India--. "Es algo sobre lo que tengo que reflexionar, tengo que hablar con nuestros socios del Mercosur al respecto", afirmó.

Ésta es la escueta respuesta que dio el comisario sobre el futuro de unas negociaciones que se iniciaron en el año 2000 entre la UE y los cuatro países que entonces formaban el Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay_y al que recientemente se unió Venezuela como socio de pleno derecho.

Desde su inicio, las negociaciones han atravesado por grandes dificultades relativas a las demandas que cada uno de los bloques hacía al otro. Finalmente, las partes admitieron que era mejor esperar a que la conclusión de la Ronda de Doha fijase un panorama multilateral de acceso al mercado en los distintos ámbitos que pudiese servir de guía a la apertura que se espera conseguir con un acuerdo que, además del ámbito político y de cooperación, incluye un área de libre comercio.

Las diferencias entre la UE y el Mercosur a la hora de cerrar un acuerdo han sido las mismas sobre las que los países de la Organización Mundial del Comercio (OMC) no han logrado un consenso sobre el comercio multilateral.

Por una parte, el Mercosur -liderado en las negociaciones por Brasil, activo miembro del conjunto de economías emergentes agrupadas en el G20 en la OMC_reclama a la UE un mayor acceso a su mercado agrícola mediante la reducción de los aranceles para este tipo de productos.

Por la otra, la UE insiste en una mayor apertura del Mercosur en lo que se refiere a bienes industriales, servicios y compras públicas, la misma demanda que hizo a los países en desarrollo, y especialmente a las economías emergentes, en la Ronda de Doha.