14 de agosto de 2009

Venezuela aprobaría ley educación pese a críticas

Por Patricia Rondón Espín

CARACAS (Reuters/EP) - La oficialista Asamblea Nacional de Venezuela se apresta a aprobar una polémica ley de educación pese a acusaciones de que aumenta el control del Gobierno sobre escuelas y universidades, en momentos en que el presidente Hugo Chávez acelera su "revolución socialista".

Adversarios y partidarios de la ley realizaron sendas marchas en Caracas para expresar su posición sobre el proyecto, que legisladores han dicho será sancionado el jueves o viernes.

Decenas de opositores que marcharon hacia la Asamblea Nacional para rechazar la ley y solicitar que se difiriera su discusión fueron repelidos con gases lacrimógenos y autos lanzaagua cuando intentaron romper un cordón policial que los separaba de manifestantes oficialistas.

Del lado contrario, con pocos metros de separación, cientos de personas manifestaron en apoyo a la propuesta.

El Ministro de Educación, Héctor Navarro, insiste en que urge aprobarlo antes del regreso a clases en septiembre.

"La ley es necesaria por muchas razones (...) que tienen que ver con lo curricular, el funcionamiento de las escuelas, la incorporación de las comunidades, la ampliación del concepto de comunidad educativa, la mejor definición de la democracia y la autonomía universitaria", aseguró Navarro el miércoles.

Opositores, organizaciones no gubernamentales y la jerarquía de la Iglesia Católica denuncian como ilegal que el instrumento es "radicalmente distinto" al sometido a primera discusión hace ocho años y que Chávez rechazó por considerarlo contrario a su proyecto político.

"El Gobierno pretende que la escuela sea (...) un centro para todos los problemas comunitarios y quiere introducir, sustituyendo a las comunidades educativas, a los consejos comunales que son, en la mayor parte de los casos, apéndices del partido de Gobierno", dijo a Reuters Leonardo Carvajal de la asociación civil Asamblea de Educación.

Una docena de periodistas de La Cadena Capriles -entre cuyas publicaciones se encuentra el popular diario Ultimas Noticias- fueron agredidos por personas no identificadas mientras repartían volantes en rechazo a la ley en las cercanías de la Asamblea Nacional.

Algunos tuvieron heridas leves en la cabeza.

ARTICULOS PERVERSOS

La regulación educativa forma parte de una amplia ofensiva legislativa con la que Chávez pretende eliminar las leyes "contrarrevolucionarias" antes de diciembre, que incluyen modificaciones al régimen de propiedad y del ejercicio del periodismo.

Carvajal, quien participa en la organización gremial para estudiar las políticas públicas en el tema, aseguró que un puñado de artículos es "perverso o negativo" y que hay omisiones relegadas a futuras leyes y al currículo educativo.

En su búsqueda para formar al "hombre nuevo" que necesita su revolución, el Gobierno propuso en el 2008 un currículo bolivariano que fue ampliamente rechazado y no pudo ser implementado por "ideologizante".

Uno de los puntos criticados al proyecto es que en la nueva ley, a diferencia de la vigente, no establece que el Gobierno subsidie sueldos a escuelas privadas que trabajan gratuitamente en comunidades pobres, como la católica "Fe y Alegría".

"Cuando eliminas un derecho de esas características, estás dando un poder absolutamente discrecional al Gobierno de turno para establecer si da subsidio o no. Y el Gobierno del presidente Chávez se caracteriza porque cuando él toma una rabieta, chantajea con lo económico", dijo Carvajal.

Según el experto, el presidente puede hacer que la educación privada popular se pliegue a sus lineamientos.

Otra de las críticas está asociada al vacío sobre la educación religiosa, que algunas organizaciones dicen que podría excluirse de las escuelas aunque el Gobierno lo niega.

La educación ha desatado conflictos en la década que Chávez tiene en el poder. En el año 2000, un polémico decreto sobre la supervisión de escuelas desató las primeras protestas fuertes contra la "revolución" y no pudo ser aplicada.

El Gobierno asegura desde entonces que sus opositores usan la educación en "campañas de terror" en las que aseguran sin fundamento que el Estado busca quedarse con la patria potestad de los niños e ideologizarlos en el socialismo.

Sus adversarios critican el Proyecto de Ley Orgánica de Educación que reserva la formación de docentes al Estado, omite la regulación de sus derechos laborales, a diferencia de la ley vigente, y quita la potestad a universidades privadas de seleccionar a sus alumnos.