14 de julio de 2009

Ventas minoristas de Brasil suben un 0,8 pct en mayo

RIO DE JANEIRO (Reuters/EP) - Las ventas minoristas de Brasil crecieron en mayo más de lo esperado, luego de dos meses consecutivos de retroceso, en una señal de que se estaría iniciando la recuperación de la economía del país, mostraron el martes datos oficiales.

El volumen de ventas minoristas creció un 0,8 por ciento en mayo sobre abril, con ajuste por estacionalidad, dijo el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El aumento fue superior al 0,4 por ciento esperado por el mercado, según la mediana de las previsiones de 17 analistas consultados por Reuters. Las proyecciones fueron de una caída del 0,4 por ciento a un aumento del 1 por ciento.

Las ventas de mayo crecieron igualmente un 4 por ciento ante igual mes del 2008, por encima del 3 por ciento apuntado por la mediana de las previsiones de 22 economistas. Las estimaciones fueron de una caída del 1 por ciento y un aumento del 4,3 por ciento.

El IBGE revisó los datos de las ventas de abril para una caída del 0,1 por ciento sobre marzo y un alza del 7,1 por ciento ante abril del 2008. Anteriormente había señalado un retroceso del 0,2 por ciento y un alza del 6,9 por ciento, respectivamente.

En los cinco primeros meses del año, las ventas minoristas de Brasil acumularon un crecimiento del 4,4 por ciento, y en los últimos 12 meses un aumento del 6,5 por ciento, dijo el IBGE.

Las ventas de mayo crecieron ante abril en siete de las ocho actividades investigadas, destacando alzas del 3,7 por ciento en combustibles y lubricantes; de un 2,9 por ciento en otros artículos de uso personal y doméstico, y de un 2,2 por ciento en libros, diarios, revistas y papelería, agregó.

En tanto, en el llamado comercio minorista ampliado -que incluye vehículos y motos, partes y piezas, y materiales de construcción- las ventas crecieron en mayo un 3,7 por ciento sobre abril y un 3,3 por ciento ante mayo del 2008, por su fuerte expansión en esos rubros.

El Gobierno estableció una exención impositiva temporal para el sector automotriz y materiales de construcción, que prorrogó el mes pasado, como parte de una serie de medidas adoptadas para impulsar la economía del país, que entró en una recesión técnica en el primer trimestre de este año.