18 de abril de 2015

¿Vogue sufre la crisis económica?

¿Vogue sufre la crisis económica?
CHAIWAT SUBPRASOM / REUTERS

NUEVA YORK, 18 Abr. (Notimérica) -

   La edición de la revista 'Vogue' de septiembre del año 2007 fue el soporte periodístico y artístico más espectacular en la historia del sector --hasta esta fecha-- con un peso de 2,27 kilos, 840 páginas y con trece millones de lectores. Sólo este número logró recaudar más de 300 billones de dólares en la industria global de la moda. Un mercado que viste al cuerpo, genera beneficios y es un negocio, inclusive, en periodo de crisis para la economía mundial.

   El complejo proceso de elaboración de esta edición de septiembre, la más importante para el mercado, fue minuciosamente grabado, desde la sede de la revista en Madison Square hasta las sesiones fotográficas e invitaciones junto a la Semana de la Moda de Milán, por el director R.J. Cutler, llevado a pantalla en 2009, bajo el nombre 'The September Isuue'. Un homenaje a la edición, desfile de diseño y apertura para el público global de una revista mitificada.

   El filme redescubre la inédita industria del lujo con apariciones de diseñadores de la alta costura como Oscar de la Renta, Karl Lagerfeld, Jean Paul Gaultier, Stefano Pilati, Nicolas Ghesquiere o Philip Lim, a través de una historia que narra la relación íntima, difícil, y con tintes a veces de lo cómico, entre la directora de la revista y una autoridad en el mundo editorial, la británica de entonces de 59 años de edad, Anna Wintour, y su directora creativa, Grace Coddington.

   Una pareja extravagantemente opuesta y complementaria. La perfecta personificación de lo antipático, frialdad y belleza, frente a lo excéntrico y creativo por antonomasia. "Si Wintour es el Papa, Coddington es Miguel Ángel tratando de pintar una nueva versión de la Capilla Sixtina doce veces al año" publicó la revista Time al respecto. Dos personalidades que aúnan a una propia. Dos mujeres legendarias de la élite neoyorquina. Pasión y dedicación por su labor. Un dúo que dictamina la moda internacional. Así Cutler abre las puertas del mundo preconcebido de insólito, insípido e inane para mostrar el rostro del arduo trabajo que construye, lo denominado en el argot: la Biblia de la moda.

   Un equipo de personas de carne y hueso, periodistas, fotógrafos y demás personal capaces de crear innovación e inspiración, creatividad y la edificación del arte.

   "Soy la reina del hielo, soy el rey del sol, soy un extraterrestre que vuela desde el Distrito 9 y soy una dominatrix. Lo cual supongo que me convierte en una especie de... realeza con un látigo.. ¡del espacio exterior! ¿Qué te parece?", se autodefine Anna Wintour en las páginas del New York Times.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

EL PORQUÉ DEL NOMBRE Y MES DE SEPTIEMBRE

   En esta fecha, septiembre y el inicio del año escolar y las semanas de la moda o 'fashion week' en las ciudades capitalinas de Nueva York, Madrid, Milán, Londres, París. La temporada otoño-invierno está decidida con un catálogo de sombreros, botas, abrigos, bufandas y demás vestimentas y accesorios, que no se incluyen en periodos cálidos y son indispensables e insignias de las colecciones de alta costura.

   Los diseñadores preparan estas colecciones junto a las de primavera y verano, con largo tiempo de predicción y preparatoria. Significan el antes, durante y después de seis meses de trabajo de antelación. El ciclo completo de la moda cuyo producto final será debidamente calificado por el jurado de Vogue antes de su presentación al gran público.

   Vogue es la revista y emblema que recibe las colecciones y deberá otorgar el consentimiento a cada diseñador de prestigio. 'The September Issue' es Vogue, in situ al descubierto, el relato de la agenda de la moda con sus múltiples reuniones, tests, propuestas, pases privados, eventos y las próximas tendencias que, como bien explica el filme, se marcan desde el propio despacho de la editora jefe de Vogue.

   Desde Madison Square se configura el año del sector que comprende el lapso de septiembre a agosto porque Vogue es para millones de aficionados y no aficionados de esta actividad, la principal fuente con la que informarse de las propuestas e innovaciones que se avecinan y bien copiarán las marcas de low cost.

QUIÉN ESTÁ DETRÁS

   Una producción de 90 minutos sin ficción. La realidad de una persona idealizada, extremadamente severa, fría y omnipresente allá donde haya una seña de moda como si su opinión pudiera ser intimidatoria para cualquier maestro del diseño de prestigio.

   Sin margen de error, autoritaria y no abiertas al debate son las consideraciones de Anna Wintour. "El mundo de la moda diseña para ella, el mundo de la moda es ella", cita este largometraje. Wintour la voz de lo que será y no será Vogue y las tendencias globales.

   Con una apariencia cometida tras unas perpetuas gafas de sol, melena corta, vestida de Prada en la primera fila de las pasarelas más emblemáticas, Wintour lleva dirigiendo la revista durante más de 25 años porque es una mujer de negocios, con olfato para la moda, el dinero y las empresas. Elige con plena autonomía a sus fotógrafos, descarta páginas, financia candidatos presidenciales --concretamente, así lo hizo con la candidatura del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama-- o sugiere modistos a las grandes firmas.

   Una activista que involucra a la moda en el compromiso de la lucha contra el sida. Una economista que apoya a jóvenes talentos y tiene una concepción firme sobre el modus del trabajo. La fama de profesional gélida, pérfida y desalmada está en los calificativos a esta mujer. Quizás trabajar con ella requiera más que carácter y paciencia. Pero su logro y su persona son exclusivos, tanto a nivel editorial como artístico.

   La revista más prestigiosa de la moda, una expresión de cultura, personalidad, estatus, estilo de vida y esfuerzo. Sin sensacionalismo, exageración o irrealidad, sólo a través de escenas reales, la producción graba el mundo de la moda a través de la óptica de las cámaras con apariencia de ningún guión alguno. Vogue es la naturalidad de una industria que genera millones de millones.

LA MODA EN FORBES

   La revista 'Forbes', en su anual lista de las mujeres más poderosas del mundo, incluye el nombre de seis artífices de la moda y del estilo que marcan la diferencia por ser capaces de cambiar el curso del mundo desde sus puestos de trabajo:

   La diseñadora Diane Von Furstenberg, quien se ubica en el puesto número 33 en el prestigioso ranking; Angela Ahrendts, la CEO del Grupo Burberry, en el número 45 de lista; Anna Wintour, en el puesto número 51;  Miuccia Prada, diseñadora de moda y propietaria del imperio Prada, en el número 67 de la lista; Gisele Bundchen, modelo que integra la lista en el puesto número 67; y Mindy Grossman CEO de HSN.

   "La gente que se siente de una manera u otra intimidada por la moda. Durante añoos devotos de la moda, modelos, estilistas y 'fashionistas' de toda clase han tenido que cargar siempre con el estigma de ser estúpidos, superficiales o de no saber nada sobre las cosas que en realidad importan", cita en una de las ocasiones Anna Wintour durante el documental. El compromiso, labor, dedicación, esfuerzo y visión diaria de revolucionarios del sector de la moda, como Anna Wintour  y Vogue son dignos de un respeto.

    "La moda es investigación, silueta y define a una persona, sociedad y habla por sí misma", considera José Luis Diéz, editor de 'GQ Magazine' y profesor de la Universidad de Navarra.  Y la alta costura rindió homenaje a los atentados de 'Charlie Hebdo'.