21 de septiembre de 2009

El yoga ayuda a los sobrevivientes de cáncer a respirar mejor

Por Dorene Internicola

NUEVA YORK (Reuters/EP) - Gale McCombie estaba sentada en una sala de espera del hospital cuando vio un folleto que ofrece clases de yoga gratuitas para pacientes con cáncer.

Pero cansada física y mentalmente después de someterse a agotadores tratamientos para el cáncer de mama, McCombie se amilanó ante la idea de entrar en cualquier clase de ejercicio.

"La quimio(terapia) me dejo en muy mal estado físicamente. Pero todo el mundo me hablaba de la importancia de la actividad física, y yoga parecía ser un buen comienzo", dijo esta canadiense de 50 años en una entrevista.

"Me llevé a mi madre conmigo para estar más cómoda. No sabía qué esperar. Pero los otros también tenían cáncer. Y el animador hace que todo el mundo se sienta cómodo con las prótesis y todo eso. Después de la primera clase me sentí bien", confesó la mujer.

McCombie se unió a Yoga Thrive, un programa comunitario creado específicamente para los sobrevivientes de cáncer que se está expandiendo por Canadá y partes de Estados Unidos.

Idea original de la doctora Nicole Culos-Reed, investigadora de cáncer y ejercicio de la University of Calgary, y de Susi Hately, instructora de yoga, Yoga Thrive ofrece un yoga terapéutico suave a las personas con cáncer en todas las fases del tratamiento.

"Nuestros instructores saben de cáncer y de yoga", dijo Culos-Reed. "No sólo aprenden el programa de siete semanas de yoga, también aprenden sobre los tratamientos del cáncer y sus efectos secundarios", añadió.

Culos-Reed, que desde hace siete años ejercita esta práctica milenaria que se esfuerza por armonizar la respiración con el movimiento, cree que este ejercicio es particularmente adecuado para los pacientes con cáncer.

"Aprenden a reconectarse con su respiración y con su cuerpo", dijo la experta. "Se trata de una conexión única cuerpo-mente. Cuando alguien sufre de cáncer, todo parece fuera de control", añadió.

Culos-Reed dice que los estudios indican que ese ejercicio mejora la fuerza, la flexibilidad y la calidad de vida general de los sobrevivientes de cáncer.

"Hay un estudio de que los pacientes con cáncer colorrectal que hacen ejercicio regularmente tienen un mayor índice de supervivencia", manifestó la autora. "No sabemos el mecanismo, pero hay un vínculo definitivo", expresó.

McCombie ha vuelto a su trabajo como administrativa en una empresa petrolera. "Cuando empecé yoga no podía ni levantarme sola del piso. Necesitaba ayuda", manifestó la mujer sobre su falta de fuerza. "Ahora puedo subir escaleras", agregó. Y lo más importante, el yoga la ayudó a relajarse.

(Traducido por Redacción Madrid; Editada en español por Ana Laura Mitidieri)