15 de agosto de 2009

Zelaya llama a hondureños impedir comicios noviembre

TEGUCIGALPA (Reuters/EP) - El depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, llamó el viernes a la población a impedir las elecciones presidenciales de noviembre, alegando que serán usadas por el Gobierno de facto para legitimarse y no pagar por su derrocamiento.

El gobernante, sacado del poder a punta de fusil el 28 de junio, está visitando países de la región buscando apoyo para su restitución y una condena para la administración interina de Roberto Micheletti.

"El pueblo no debe permitir esas elecciones para que se legitime el grupo golpista, porque ellos están negociando con los candidatos de los grandes partidos con el fin de legitimar su proceso de golpe y salir impunes", dijo Zelaya en una entrevista telefónica con una radio local desde Chile.

Zelaya no aclaró de qué manera podría la ciudadanía impedir la realización de elecciones, que están fijadas para el 29 de noviembre.

Las autoridades electorales han mantenido el cronograma para los comicios, convocados antes del golpe de Estado, y los candidatos se preparan para el inicio de la campaña, intentando sortear el tema de la crisis política.

Los principales candidatos son Porfirio Lobo, del Partido Nacional, opositor a Zelaya, y Elvin Santos, del Partido Liberal del mandatario derrocado. Santos fue vicepresidente de Zelaya, pero se oponía a su idea de hacer una consulta popular que abriera paso a la reelección presidencial.

Zelaya, que en su más reciente periplo ha sido recibido por los presidentes de México, Brasil y Chile, recordó que la comunidad internacional ha acordado no reconocer los resultados de los comicios mientras no sea restituido.

PROTESTAS SE DEBILITAN

Una iniciativa del presidente costarricense, Oscar Arias, para conseguir una salida pacífica a la crisis está estancada por la negativa del Gobierno interino a aceptar el retorno de Zelaya a la silla presidencial.

La Organización de Estados Americanos (OEA), que suspendió a Honduras tras el golpe, ha intentado reflotar el Acuerdo de San José, propuesto por Arias, aunque el Gobierno de facto ha rechazado la presencia de su secretario general en una misión de cancilleres que visitaría el país en próximos días.

Tras reunirse con los representantes del Gobierno interino en las negociaciones, Micheletti se mostró optimista de un avance en el diálogo y explicó que la comisión viajará nuevamente a Estados Unidos la próxima semana para continuar los contactos en busca de una salida a la crisis.

En tanto, partidarios del mandatario depuesto han protagonizado marchas, en su mayoría pacíficas, en un intento de presionar a Micheletti.

Militares dispersaron el viernes una protesta en la localidad noroccidental de Choloma luego de que un grupo de manifestantes bloquearan una vía que comunica a una importante zona industrial hacia el principal puerto del país.

Los efectivos usaron gases lacrimógenos y agua para disolver la protesta, en la que varias personas resultaron con heridas menores y fueron detenidos algunos manifestantes.

Dirigentes "zelayistas" han denunciado ante fiscales de derechos humanos que personas apresadas en manifestaciones han sido golpeadas y torturadas, mientras las autoridades han levantado a decenas de personas cargos por sedición y otros delitos.

Una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tiene previsto llegar el fin de semana a Honduras para analizar las denuncias de abusos en el país.

Micheletti dijo que no tenía información sobre la presencia de la delegación pero explicó que sería bienvenida para que pudiera comprobar la situación del país.