20 de marzo de 2020

Perú.- Una pareja vizcaína atrapada en Perú denuncia su "desamparo" ante el cierre de la Embajada española

BILBAO, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

Manu y Montse, una pareja vizcaína de unos 50 años de edad, a la que sorprendió la crisis del Coronavirus en sus vacaciones por Perú, han denunciado su "desamparo" tras quedar atrapados en la capital del país, Lima, sin poder regresar a España y al estar "desaparecida" la compañía de viajes con la que contrataron las vacaciones, y con el Embajada española cerrada y sin prestarles "ningún auxilio".

En declaraciones a Europa Press, han explicado que tras verse afectados por la suspensión de los vuelos que les iban de traer de vuelta a España, acudieron a la Embajada española en Lima, donde se encontraron con una treintena de españoles esperando en el exterior del edificio, y les trasladaron que la Embajada iba a estar diez días cerrada por el coronavirus, que no iban a "atender a nadie" aunque podían enviar un e-mail con sus datos a una dirección de correo.

Posteriormente intentaron buscar alojamiento, pero al ser europeos y españoles, se negaron a alquilarles una habitación tanto en hoteles como a través de una plataforma de alquiler de pisos turísticos, por miedo al contagio.

Con la ayuda de un taxista consiguieron que una señora le alquilara una habitación en un inmueble en el que son los únicos inquilinos, se tienen que pagar el alojamiento y la comida, y solo puede salir una persona a hacer la compra y volver.

La pareja ha mostrado su agradecimiento a la propietaria que les ha alquilado la habitación, ya que, según les ha reconocido ésta, su primera intención era no alojarles. Sin embargo, les comentó que al haber "sufrido racismo cuando" estuvo trabajando en Estados Unidos, cree que existe ese mismo comportamiento actualmente en su país con los españoles, "a los que se culpa de llevar el Covid-19 a Perú".

JUBILADOS

Peor es la situación, según han relatado, que sufre un grupo de jubilados españoles "enclaustrados" en un hotel a unos 300 metros de donde duerme la pareja vizcaína, a los que la Policía no deja salir de sus habitaciones para evitar contagios a la población.

"Llevamos en esta situación desde el pasado lunes. Llamamos a la Embajada, no cogen y salta un contestador que dice que el buzón está lleno. No sabemos cuánto va durar esto. Estamos sufragando todos los gastos, hay un cierto grado de xenofobia porque la población tiene la imagen de que todos los españoles tienen coronavirus, se cruzan a la otra acera en cuanto te ven, y la agencia de viajes no da señales de vida", han denunciado.

La pareja ha relatado que a las ocho de la tarde hay toque de queda en Lima, el Ejército está desplegado y un helicóptero sobrevuela la ciudad enfocando las calles para comprobar que no hay gente fuera de su casas. "Israel ha repatriado ciudadanos, México también y Estados Unidos, pero de nosotros nadie se acuerda", han lamentado.

Tras realizar varias gestiones por iniciativa propia, la pareja ha conseguido contactar con responsables de Acción Exterior del Gobierno vasco para darles a conocer su situación, quienes les han trasladado que no tienen facultad para gestionar vueltos y repatriarles, aunque sí "presionarán" para que se les dé una solución.