23 de diciembre de 2016

Óscar Liera, una figura teatral universal

Óscar Liera, una figura teatral universal
SECRETARÍA DE CULTURA DE MÉXICO

- Daba el trazo preciso a sus personajes: Lidio Sánchez Caro

- Este 24 de diciembre se conmemora el 70 aniversario del natalicio del dramaturgo, poeta y director de escena sinaloense

A 70 años del natalicio de Óscar Liera (24 de diciembre de 1946 - 5 de enero de 1990), el dramaturgo, poeta y director de escena es recordado no sólo por ser un promotor de la dramaturgia regional de Sinaloa (su estado natal), sino también por la eficacia teatral de sus textos con un lenguaje lleno de poesía y crítica social.

Con la realización de 36 obras de teatro, Óscar Liera se caracterizó por su crítica y sentido del humor hacia la Iglesia y el gobierno, además de la inclusión de las costumbres y el habla popular del noroeste del país.

Entre sus trabajos destacan El camino rojo a Sabaiba, El jinete de la divina providencia, Los negros pájaros del adiós y Los camaleones, además de ser el fundador del Taller de Teatro de la Universidad Autónoma de Sinaloa (Tatuas), en donde montó piezas con un abierto análisis sobre el abuso del poder.

Fue considerado el enfant terrible de la generación de 1984; sus obras tocaron temas polémicos tal es el caso de Cúcara y Mácara, farsa representada por la compañía Infantería Teatral, la cual causó revuelo la primera vez que fue presentada debido al tema anticlerical que manejaba.

En tanto que en El Jinete de la Divina Providencia se acercó a la figura de Jesús Malverde, uno de los personajes más controversiales por representar una especie de Chucho El Roto.

Por otro lado, Óscar Liera también desarrolló temas como la soledad del individuo y su necesidad de establecer relaciones a pesar de poner en riesgo su vida, tal es el caso de la puesta Dulces compañías.

De acuerdo con Lidio Sánchez Caro, director mexicano afincado en Madrid, España, podrían subrayarse varios aspectos de interés en su producción dramática y en la eficacia teatral de sus textos.

"La brillantez de sus diálogos; el desarrollo de conflictos y situaciones que, llevados hasta un límite, consiguen plasmar de manera impactante los temas políticos y sociales que le interesaban; la sabia construcción de su narrativa, así como la facilidad que tiene para introducir en sus historias recursos provenientes de otros ámbitos del espectáculo: el circo, la danza, los títeres, los números de feria".

En entrevista con la Secretaría de Cultura, consideró que en su dramaturgia, Óscar Liera demuestra un conocimiento envidiable de la esencia del teatro, además de haber sido un excelente director de escena.

"Destacaría también la fuerza de sus imágenes poéticas; el trazo preciso de sus personajes, lo que los hace muy atractivos para los actores; y, por supuesto, su capacidad para conectar con el público: ya sea a través de la potencia de las emociones, de sus atmósferas -mágicas e inquietantes-, o la utilización de recursos cómicos netamente populares, incluso en situaciones trágicas".

Lidio Sánchez Caro, quien dirige Artistas y Punto (Artistas Y.), explicó que para la compañía fundada en 1993, Óscar Liera se ha vuelto una figura relevante.

"Una de las principales lecciones que hemos aprendido de Óscar Liera es que de lo local se puede llegar a lo universal. La idea, por supuesto, no es nueva, pero para Artistas y punto el reconocimiento de este hecho llegó después de un largo proceso de búsqueda de obras mexicanas que fueran de interés para el público español.

"En los últimos años puede apreciarse una tendencia cosmopolita en el teatro mexicano, en claro contraste con la dramaturgia de la segunda mitad del siglo XX. En esa línea más novedosa, los primeros montajes de autores de México que realizamos eran historias que no se situaban en el país, o bien, en las que las referencias locales se encontraban difuminadas. La respuesta del público era, por lo general, buena. Pero posteriormente, al llevar a escena las obras de Óscar Liera, nos sorprendió gratamente que la reacción de los espectadores y de la crítica fuera todavía más amplia".

Señaló que desde el primer montaje, con Dulces compañías, comprobaron que tanto los actores como el público español se reconocían, de muy diversas formas, en sus historias.

"El autor llamó de inmediato la atención no sólo por su vínculo con el reconocido "realismo fantástico" de la literatura latinoamericana, sino también por la fuerza de sus personajes y su aguda crítica social. Óscar Liera, desde Sinaloa, estaba hablando también de España".

Desde el punto de vista creativo --dijo-- el trabajo que ha desarrollado nuestra compañía se identifica con varios de sus planteamientos temáticos y dramatúrgicos, su ética teatral y, por supuesto, su continua transgresión de los límites artísticamente establecidos, incluso dentro de su propia producción, lo que se traduce en una gran libertad escénica.

Hasta el momento, además de Dulces Compañías, Artistas y Punto ha presentado en Madrid El camino rojo a Sabaiba y Cúcara y Mácara, ésta última, también con funciones en Sinaloa.