2 de abril de 2015

Malvinas Argentinas: 33 años de tensión entre Argentina y Gran Bretaña

Malvinas Argentinas: 33 años de tensión entre Argentina y Gran Bretaña
ENRIQUE MARCARIAN / REUTERS

BUENOS AIRES, 2 Abr. (Notimex/Notimérica) -

   El 33 aniversario de la Guerra de las Malvinas ha quedado marcado por la renovada tensión entre Argentina y Gran Bretaña, después de que la potencia europea anunciase que reforzará su presencia militar en las Islas.

   El 2 de abril de 1982, una agónica dictadura argentina invadió las Islas ubicadas en el extremo sur del continente para reclamar la soberanía, lo que dio inicio a una guerra que el país sudamericano perdió dos meses y medio después.

   Desde entonces, Argentina ha exigido la puesta en marcha de un diálogo que Gran Bretaña rechaza, pese incluso a los múltiples exhortos de Naciones Unidas.

   Esta semana, en vísperas del 33 aniversario de la guerra, el canciller argentino Héctor Timerman denunció al gobierno británico ante la ONU, el Comité Especial de Descolonización, la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros organismos internacionales.

   Las notas diplomáticas dieron cuenta "sobre el injustificado aumento del ya desmedido gasto militar británico en las Islas Malvinas".

   El secretario de Defensa británico, Michael Fallon, informó la semana pasada a la Cámara de los Comunes que se enviarían más tropas a Malvinas para reforzar el equipo de 1.200 personas, entre civiles y militares, que están destinadas en la base militar de las Islas.

   La decisión del gobierno del primer ministro David Cameron incluyó también el envío de dos helicópteros Chinook que estaban destinados a la guerra de Afganistán y una inversión de 267 millones de dólares para infraestructura militar.

   En las cartas que envió a múltiples organismos internacionales, Argentina denunció que Gran Bretaña se basó en "una supuesta e inverosímil amenaza, con el sólo objetivo de intentar justificar una presencia militar digna de una potencia colonial".

   Así, el gobierno se refirió a la prensa sensacionalista inglesa que publicó falsas versiones sobre posibles intentos de Argentina de volver a invadir las Islas con apoyo de armamento ruso.

   "Frente a la obligación que pesa sobre ambas partes de encontrar una solución a la controversia, Reino Unido confirma que apuesta al armamentismo y al belicismo", agregaron las cartas de protesta.

   Por el contrario, afirmaron, Argentina sostiene que sólo el diálogo y la negociación, con apego al derecho internacional, deben primar para resolver las controversias internacionales y poner fin a esta situación colonial anacrónica que lleva más de 182 años.