18 de junio de 2016

El 70% de los uruguayos desaprueba el Gobierno de Tabaré Vázquez

El 70% de los uruguayos desaprueba el Gobierno de Tabaré Vázquez
REUTERS

MONTEVIDEO, 18 Jun. (Notimérica) -

Siete de cada diez uruguayos se siente insatisfecho con el Gobierno del presidente Tabaré Váquez, según la última encuesta nacional de Factum, dada a conocer este viernes.

De acuerdo con el sondeo, únicamente el 29 por ciento de la población se siente satisfecha con el Gobierno, teniendo en cuenta las expectativas previas. Esto supone una caída de casi el 50 por ciento en apenas un año, cuando Vázquez tenía el respaldo del 57 por ciento de los uruguayos.

A su vez, la insatisfacción también se duplicó, pasando del 36 por ciento al 70 por ciento.

"Es importante señalar que la insatisfacción se da entre todas las edades, ambos sexos, todas las clases sociales y niveles educativos, y los votantes de todos los partidos, incluidos los frenteamplistas (partidarios de la agrupación política que se encuentra en el poder)", subrayó la publicación.

Este 2016, sólo el uno por ciento de la población aseguró que la gestión del líder de Frente Amplio estuvo "por encima de lo esperado", mientras que el 28 por ciento consideró que estaba siendo "tal como se esperaba".

Por contra, más de la mitad de los votantes --el 55 por ciento-- consideró que su Gobierno está "por debajo de lo esperado" y un 15 por ciento confesó que "no esperaba nada".

La encuesta se realizó con una muestra de casi 800 personas y tiene un margen de error del 1,8 por ciento.

El mandatario uruguayo resultó reelecto a finales de 2014 por el periodo 2015-2020, con una diferencia de un 13 por ciento sobre su rival, Luis Lacalle Pou, la mayor brecha desde que se implementó el régimen del balotaje en el país iberoamericano.

En este último año de su Gobierno, Vázquez ha tenido que enfrentarse a una recesión económica del 0,5 por ciento en el primer semestre de 2016, en relación al mismo periodo del año anterior, y ha tomado medidas poco populares, como un ajuste fiscal que está en desacorde con las promesas realizadas en su última campaña.