14 de julio de 2009

ACNUR dice que Italia maltrata a inmigrantes

GINEBRA (Reuters/EP) - La agencia de Naciones Unidas para los refugiados acusó el martes a Italia de maltratar a los inmigrantes africanos que intercepta cruzando el mar en dirección a Europa y son desviados hacia Libia.

Italia rechazó las acusaciones diciendo que son falsas y pidió una disculpa.

Responsables de ACNUR que entrevistaron a 82 inmigrantes interceptados en alta mar el 1 de julio y enviados a campos de detención en Libia encontraron que "un número significativo de este grupo necesita protección internacional".

Bajo las medidas italianas en vigor desde mayo, al menos 900 inmigrantes que trataban de alcanzar las costas italianas por mar fueron enviados a otros países, fundamentalmente Libia, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

La agencia con sede en Ginebra ha expresado su preocupación en repetidas ocasiones ante la nueva política de inmigración italiana ya que considera que puede impedir el acceso a procesos de asilo y mina la ley internacional.

La marina italiana no intentó establecer las nacionalidades de los inmigrantes, la mayoría eritreos, o las razones para huir de sus lugares de origen, dijo ACNUR.

"Durante las entrevistas, ACNUR escuchó relatos perturbadores que alegan que el personal italiano utilizó la fuerza durante su traslado a una embarcación libia", dijo el portavoz Ron Redmond a periodistas, agregando que seis eritreos necesitaron atención médica como consecuencia de los golpes.

El ministro de Asuntos Europeos de Italia, Andrea Ronchi, dijo que ACNUR "debería estar avergonzada" y "disculparse con Italia".

Ronchi dijo que había leído una carta que ACNUR divulgó y que estaba impactado porque la agencia no había pedido la versión de los hechos a Italia.

"Estas acusaciones son incautas, falsas, demagógicas, ofensivas y repugnantes y ofenden a nuestras fuerzas armadas que todos los días demuestran su moral, dedicación, humanidad, competencia y sacrificio", afirmó.

El Gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi, que ha perseguido la inmigración ilegal desde que regresó al cargo el año pasado, insiste en que Italia no está quebrantando la ley internacional con su política de deportaciones.

ACNUR dijo que la marina italiana no ofreció comida durante el viaje de 12 horas para llevar a los inmigrantes a Libia e incautó algunos documentos vitales, dijo Redmond en una sesión informativa, citando los relatos de los inmigrantes.

"En vista de la seriedad de las acusaciones, ACNUR ha enviado una carta al Gobierno italiano solicitando información sobre el tratamiento de las personas devueltas a Libia y pidiendo que las normas internacionales sean respetadas", añadió.

(Por Stephanie Nebehay; Reporte adicional de Philip Pullella en Roma; Traducido por la Redacción de Madrid)