5 de agosto de 2009

Los acusados de terrorismo en Australia llegan a cinco

Por James Grubel

CANBERRA (Reuters/EP) - La policía australiana acusó el miércoles a cuatro hombres más de querer atacar una base militar y disparar a soldados, mientras el Gobierno estudia si ilegalizar a un grupo somalí vinculado con el plan.

En una audiencia informativa celebrada el miércoles en Melbourne, uno de los acusados se negó a levantarse y gritó al juez que presidía la sesión.

"¿Me llaman terrorista? Nunca he matado a una persona en mi vida", dijo Wissam Mahmoud Fattal, de 33 años, antes de ser enviado a la cárcel. Vuestro Ejército mata a gente inocente en Irak y Afganistán e Israel ocupa por la fuerza tierra palestina.", agregó el acusado.

Australia ha reforzado gradualmente la legislación antiterrorista desde los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos, pero según analistas sigue siendo un objetivo por su participación en la guerra de Irak y los más de 1.500 soldados que tiene en Afganistán.

Un total de cinco hombres han sido acusados de delitos relacionados con el terrorismo. Todos han sido encarcelados volverán a comparecer ante el Tribunal de Magistrados de Melbourne el 26 de octubre.

Los cinco, todos ciudadanos australianos de origen somalí y libanés, fueron arrestados en una operación policial que incluyó varias redadas en Melbourne tras una investigación de siete meses.

Según la policía, tenían contacto con un grupo relacionado con Al Qaeda, el somalí Al Shabaab, y planeaban un ataque estilo comando para matar a soldados en una base militar de Sidney.

Los fiscales dijeron el martes al Tribunal de Magistrados de Melbourne que tienen pruebas de que algunos de ellos participaron en entrenamientos en Somalia y que al menos uno estuvo combatiendo en el país africano.

Al Shabaab ha llevado a cabo una campaña internacional de reclutamiento, apoyada por la red de propaganda de Al Qaeda, para que se unan combatientes a su intento de tomar el poder en Somalia e imponer un estricto régimen islamista.

Aunque al Shabaab exagera su lazo con la red terrorista de Osama bin laden, analistas dicen que atacar objetivos occidentales no es su objetivo primario, que es mayormente doméstico.

Pero expertos occidentales antiterrorismo dicen que una consecuencia de su uso de descendientes de somalíes entre los millones que la diáspora ha repartido por el mundo podría ser que los veteranos vuelvan a casa con los fondos o las habilidades para atacar objetivos occidentales por voluntad propia.

El primer ministro, Kevin Rudd, dijo que el Gobierno estudiará los consejos de expertos sobre declarar ilegal a Al Shabaab, aunque señaló que no debatirá el tema en público.

Australia no ha sufrido un atentado en su territorio desde 1978, cuando murieron tres personas en un atentado con bomba contra una reunión de la Commonwealth. Unos 95 australianos han muerto en atentados en Indonesia desde el 2002.