22 de febrero de 2006

Aergentina.- El capitán y la tripulación del barco inglés apresado en Argentina prestarán hoy declaración

Fueron retenidos acusados de pescar sin licencia en aguas de exclusividad económica del país suramericano

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El capitán y la tripulación del barco inglés 'John Cheek', apresado en Argentina acusados de faenar sin licencia en zona económica exclusiva del país suramericano, prestarán hoy declaración en Comodoro Rivadavia sobre este incidente.

Así lo confirmó a Europa Press, el presidente de la Asociación Española Náutico-Pesquera (Aetinape), José Manuel Muñiz, quien pudo hablar hoy con el capitán, Jaime Cortizo, que es gallego, al igual que 15 de los 31 miembros de la tripulación. Los otros 15 marineros restantes son peruanos y chilenos.

Cortizo, natural del municipio pontevedrés de Bueu, le confirmó que toda la tripulación se encuentra "bien" y están "perfectamente atendidos" por la empresa británica, dueña del pesquero, aunque cuenta con una pequeña participación de capital gallego.

De este modo, el capitán del 'John Cheek' prestará hoy declaración sobre la situación del pesquero en el momento que fue interceptado por a las 6.10 del lunes, a 198 millas náuticas al sudeste de Comodoro Rivadavia, acusado de faenar sin licencia en aguas de competencia económica exclusiva de Argentina.

No obstante, Aetinape confirmó que el capitán niega esta acusación y recordó que, por dos ocasiones, el inspector del buque de guardacosta de Argentina comprobó a bordo del pesquero que éste se encontraba en aguas internacionales y no de competencia económica exclusiva del país latinoamericano, tal y como creían en un principio.

Concretamente, el inspector ordenó al pesquero 'John Cheek' que situase con el GPS un punto de referencia desde el barco a la costa para comprobar si estaba en aguas internacionales. Una localización que ratificó que no se encontraban en la zona económica exclusiva de Argentina, según Muñiz, por lo que le instó a localizar un segundo punto, con idéntico resultado.

No obstante, y según explicó Aetinape, el inspector forzó un tercer intento. En esta ocasión, le ordenó un punto de localización que "no consta en al documentación marítima internacional", lo que finalmente provocó, "al no reconocer el sistema esa señalización", que diese dentro de las aguas exclusivas de Argentina.

Por estos motivos, Aetinape advirtió de que esta retención puede ser considerada "casi un secuestro" ya que el pesquero ha sido detenido "fuera de la legalidad", con el único objetivo de "recaudación económica" a través de la sanción y advirtió de que un pesquero de Marín ya sufrió el pasado año una actuación similar por parte de estas patrulleras.

Muñiz explicó que, una vez que el capitán y la tripulación presten declaración, se les impondrá una fianza a pagar y se fijará un fecha para la vista del juicio.

NO ACTUACIONES JUDICIALES

Por su parte, el prefecto principal Eduardo Coutiño, jefe de operaciones de la Prefectura Naval en Comodorio Rivadavia, informó a Europa Press que no se abrirán actuaciones judiciales contra el capitán del barco y los miembros de su tripulaciión.

"Son actuaciones administrativas. No se inicia un expediente judicial porque no hubo resistencia a la autoridad. El capitán del barco colaboró en todo momento con el personal de Prefectura", explicó Coutiño.

El capitán del 'John Cheek' se entregó sin resistencia ante la llamada radial de advertencia del guardacostas Fique, a las 6.10 del lunes, a 198 millas náuticas al sudeste de Comodoro Rivadavia.

Cortizo Riva permitió que personal de la Prefectura Naval revisara las instalaciones del barco, donde se encontraron 100 toneladas de merluza y calamar, entre otras especies, que ahora serán decomisadas por las autoridades argentinas.

Después de que se le notificó al capitán del barco que estaba en infracción por estar pescando en una zona económica exclusiva del mar argentino, se le ordenó que se dirigiera hacia el puerto de Comodoro Rivadavia, donde arribará esta tarde.

Según los datos y la documentación encontrados en el buque, el barco pesquero zarpó desde Montevideo el 24 de enero pasado y desde allí se dirigió a la zona de pesca en el sur del Atlántico.

Tras la llegada del barco al puerto de Comodoro Rivadavia, las actuaciones iniciadas por la Prefectura Naval pasan a la órbita de la Subsecretaria de Pesca de la Nación, que es el organismo encargado de continuar con el sumario administrativo y fijar la multa que deberá pagar la compañía propietaria del barco.

Este es el primer incidente que se produce con un barco que tiene la insignia de la Islas Malvinas, desde la guerra por la soberanía del archipiélago entre Argentina y Gran Bretaña, en 1982.