4 de diciembre de 2015

Alckmin suspende una 'reorganización' escolar antes las manifestaciones de alumnos

SÃO PAULO, 4 Dic. (Notimérica) -

El Gobierno del estado de São Paulo ha anunciado este viernes la suspensión de la 'reorganización' escolar que llevaría al cierre de 92 escuela y a la transferencia a otros centros de unos 311.000 alumnos, una cifra que supone el 8 por ciento del total.

La suspensión fue anunciadas por la prensa local, aunque el gobernador, Geraldo Alckmin, participará en una rueda de prensa esta tarde para anunciar oficialmente la medida y dar los detalles sobre la decisión.

La medida se ha anunciado el día en el que se han registrado varias manifestaciones estudiantiles en la Universidad de São Paulo y en la Calle de la Consolación. Para frenar a los jóvenes que estaban bloqueando las calles y avenidas de la región, la Policía Militar ha utilizado bombas de gas lacrimógeno.

Según ha destacado el diario 'Folha de São Paulo', la popularidad del gobernador de São Paulo ha alcanzado el 28 por ciento, el porcentaje más bajo registrado en sus más de 10 años de gestión --no consecutivos. Hace un año, la popularidad de Alckmin era del 48 por ciento.

La encuesta también demuestra que el 61 por ciento de los habitantes de São Paulo están en contra de la 'reorganización' de las escuelas proyectada por Alckmin, con apenas un 29 por ciento a favor.

HISTORIA DEL MOVIMIENTO.

Hace semanas, los estudiantes, con el apoyo de los profesores, han ocupado cerca de 200 centros públicos en protesta contra la reestructuración que, según el Gobierno, tiene como objetivo mejorar la calidad de enseñanza y hacer que los alumnos con diferentes edades no acudan a la misma escuela.

Además de la oposición directa de los alumnos, el proyecto también cuenta con rechazo en la esfera política y judicial. El promotor de Justicia estatal, João Paulo Fastinoni, aseguró recientemente que denunciará ante el Ministerio Público de São Paulo la medida, porque el Gobierno no se muestra abierto al diálogo y porque solo busca reducir los gastos, no mejorar el sistema educativo.