11 de noviembre de 2019

AMP.- Bolivia.- Mesa y Camacho niegan el "golpe de Estado" y atribuyen la dimisión de Morales a la "primavera boliviana"

"Morales renunció por una razón muy simple, porque el pueblo boliviano le había dado la espalda", han defendido

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los opositores bolivianos Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho han negado este lunes que, tal y como denuncia el ya ex presidente Evo Morales, se haya producido un "golpe de Estado", defendiendo que en realidad se trata de una "primavera democrática" que ha nacido de la movilización ciudadana contra un "fraude gigantesco" que pretendía dar un cuarto mandato al líder indígena.

Morales anunció el domingo su dimisión después de que la Policía y las Fuerzas Armadas se lo sugirieran tras conocerse el informe preliminar de la Organización de Estados Americanos (OEA), según el cual hubo irregularidades en el proceso electoral. En su carta de renuncia, que se ha conocido este lunes, denuncia que se ha visto obligado a ello por un "golpe de Estado político, cívico y policial".

"En las últimas horas, el señor Evo Morales está difundiendo la idea, sobre todo a nivel internacional, de que fue víctima de un golpe de Estado, una mentira flagrante, nada más alejado de la verdad", ha dicho Mesa, en un vídeo difundido por redes sociales, horas después de reunirse con los medios extranjeros en Bolivia para transmitirles este mismo mensaje.

Mesa ha rechazado el argumento de que la Policía y las Fuerzas Armados intervinieron de algún modo en la decisión de Morales de abandonar el Palacio Quemado, sosteniendo que lo único que hicieron fue aclarar que "no estaban dispuestos a reprimir al pueblo". "No salieron a la calle ni generaron presión sobre el presidente", ha defendido. "No hubo una sola acción" en ese sentido, ha recalcado.

En la misma línea se ha expresado Camacho, jefe del Comité Cívico de Santa Cruz que ha sido uno de los promotores de las protestas. "Este Gobierno renunció sin una bala por parte del pueblo", ha sostenido en otro vídeo publicado en Twitter. "Solo se llevó al Palacio de Gobierno una Biblia y una carta de renuncia (...) y a los 15 minutos renunció el presidente", ha subrayado.

Mesa, candidato opositor en las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre, que dieron origen a la crisis, ha sostenido que el verdadero motivo de la dimisión de Morales es que "se ha hecho burla del voto popular dos veces", una con el referéndum del 21 de febrero de 2016, en el que rechazaron que aspirara a un cuarto mandato, y otra en los recientes comicios.

"Morales renunció por una razón muy simple, porque el pueblo boliviano le había dado la espalda, porque le había dicho que no podía aceptar a alguien que insistía en que había ganado una elección habiendo hecho fraude, a alguien que siendo un candidato ilegal pretendía renovar su mandato y volverse a presentar", ha aseverado.

"PRIMAVERA BOLIVIANA"

En este sentido, Camacho ha denunciado que "Bolivia viene siendo humillada desde hace 14 años" por Morales y ha destacado que, si bien hasta ahora el pueblo boliviano había permanecido en silencio, "no callará más": "Salimos a las calles pacífica pero valientemente porque no podemos permitir que nuestro pueblo siga con un presidente que todo el mundo sabe que venimos sufriendo".

"Seamos claros, aquí no se ha producido ningún golpe de Estado, sino una masiva y legítima movilización ciudadana, una auténtica primavera boliviana democrática (...) Millones de mujeres y hombres sin filiación política alguna son los protagonistas", ha proclamado Mesa.

Camacho, por su parte, ha asegurado que los comités cívicos solo quieren propiciar "una transición democrática, constitucional, por el bien del pueblo boliviano". "No tumbamos gobiernos, liberamos un pueblo en fe", ha estimado.

Así, Mesa ha instado a la comunidad internacional a "no caer en la desinformación", mientras que Camacho ha exigido "respeto" a la soberanía del pueblo boliviano, asegurando a los líderes mundiales que su intención es "recuperar la democracia".

SUCESIÓN CONSTITUCIONAL

Por otro lado, Mesa ha explicado en su encuentro con la prensa internacional que, para superar esta crisis política, es necesario que la Asamblea Legislativa se reúna para designar a las nuevas autoridades.

Además de Morales, han dimitido su vicepresidente, Álvaro García Linera, y los presidentes de Senado y Cámara de Diputados, Adriana Salvatierra y Víctor Borza, respectivamente, altos cargos a los que la Constitución llama en este orden a sustituir de forma interina al jefe de Estado.

Sin embargo, todos ellos han renunciado. Según Mesa, Morales ha roto "intencionadamente" esta "línea de sucesión constitucional" para propiciar el caso. La segunda vicepresidenta del Senado Jeanine Áñez, ya se ha ofrecido a ocupar la vacante con el único objetivo de convocar elecciones.

"Nos toca ahora la construcción de un Gobierno democrático que siga rigurosamente la línea de la sucesión constitucional", ha indicado Mesa. Para ello, se requiere un número mínimo de senadores y diputados que requiere la presencia de los oficialistas, ya que dominan dos terceras partes de la Asamblea Legislativa.

El en el Parlamento del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido político de Morales, Sergio Choque, ha informado este lunes de que sus diputados y senadores están "dispuestos" a acudir a la Asamblea Legislativa, pero antes ha reclamado "amplias garantías" de seguridad para ellos y sus familias.

Mesa, que ha apelado su "sentido patriótico y de la responsabilidad", ha aclarado que "no hay ninguna razón para que los diputados y senadores del MAS tengan temor alguno" porque "no hay ninguna persecución contra ellos". En cualquier caso, ha instado a la Policía y a las Fuerzas Armadas a que garanticen su seguridad".