11 de noviembre de 2019

AMP.- Bolivia.- México y Argentina rechazan el "golpe de Estado" en Bolivia

CIUDAD DE MÉXICO, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de México y el presidente electo de Argentina han expresado su rechazo al "golpe de Estado" contra el presidente de Bolivia, Evo Morales.

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, y su 'número dos', Cristina Fernández de Kirchner, han denunciado el "golpe de Estado" y han pedido elecciones "cuanto antes" a través del voto popular y sin restricciones de candidaturas.

"En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente Evo Morales, que había convocado a un nuevo proceso electoral", ha manifestado Fernández.

"Nosotros, defensores de la institucionalidad democrática, repudiamos la violencia desatada que impidió a Morales concluir su mandato presidencial y alteró el curso del proceso electoral", ha advertido antes de sostener que "el quiebre institucional en Bolivia es inaceptable".

En este sentido, el dirigente electo argentino ha aseverado que "el pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno". "Defenderemos firmemente la democracia en toda América Latina. Después de este quiebre institucional, Bolivia debe volver cuanto antes al sendero de la democracia a través del voto popular y sin proscripciones", ha subrayado.

Así, ha insistido en que "el compromiso de la Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente debe ser total" y ha expresado que espera que "las actuales autoridades actúen bajo ese mismo principio preservando la integridad física de quienes puedan resultar perseguidos por el golpismo y colaboren hasta el 10 de diciembre con la recuperación de la democracia en Bolivia".

Por su parte, Cristina Fernández de Kirchner ha abogado por "pronunciamientos y acciones claras en defensa de la democracia".

Mientras, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, ha reprochado la "operación militar en curso". "La rechazamos. Es similar a aquellos trágicos hechos que ensagrentaron nuestra América Latina el siglo pasado. México mantendrá su posición de respeto a la democracia y las instituciones. Golpe no", ha remachado.

El dirigente brasileño, Jair Bolsonaro, ha achacado la renuncia de Morales a las denuncias de fraude electoral. "Las denuncias de fraude electoral culminaron con la dimisión del presidente Evo Morales", ha afirmado en su cuenta de Twitter.

"La lección para nosotros es que existe la necesidad, en nombre de la democracia y la transparencia, de contar los votos que se pueden auditar". El ministro de Exteriores, Ernesto Araújo, ha negado que se haya producido un "golpe de Estado" y señala que se trata de una narrativa que solo sirve para incitar a la violencia.

"No hay estafa en Bolivia. El intento de fraude electoral masivo deslegitimó a Evo Morales, quien tuvo la actitud correcta para renunciar ante la protesta popular", ha apuntado.

También el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha denunciado el "golpe de Estado" en Bolivia contra el "compañero" Evo Morales. "Fue obligado a dimitir. Es lamentable que América Latina tenga una élite económica que no sepa convivir con la democracia y con la inclusión social de los más pobres", ha afirmado Lula en un mensaje publicado en su cuenta en Twitter.

El Gobierno de Chile, por su parte, ha manifestado en un comunicado su preocupación por la "interrupción del proceso electoral para elegir democráticamente al presidente" y ha expresado que espera una "pronta solución pacífica" al respecto.

"Las autoridades de Chile hacen votos por una pronta solución pacífica y democrática, en el marco de la Constitución y las leyes del Estado Plurinacional de Bolivia", recoge el texto.