3 de enero de 2020

AMP.- Colombia.- El Ejército asegura sin oposición el norte de Colombia afectado por la presencia masiva de autodefensas

BOGOTÁ, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Colombia ha asegurado este jueves sin oposición la situación de varios municipios del departamento de Chocó, en el norte del país, dos días después de que se alertara a las autoridades del país de que unos 300 hombres armados del Clan del Golfo habían llegado a las poblaciones rurales de la región con el fin de controlar una de las rutas clave en el tráfico de estupefacientes y otras actividades delictivas.

Sin embargo, fuentes del Ejército han explicado que a su llegada, "los hombres se habían ido", pues no hubo enfrentamientos. En ese sentido, han asegurado que todo hace pensar que el número ofrecido en un primer momento por los pobladores, unos 300 paramilitares, no era tan grande.

La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz denunció en vísperas de Año Nuevo que paramilitares de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) habían tomado el control del sector de Porgue, una zona rural de Bojayá, amedrentando y confinando a sus habitantes, así como restringiendo sus comunicaciones.

El municipio de Bojayá y otros de Chocó se encuentran en constante riesgo pues se consideran un paso fundamental para el tráfico de drogas hacia Centroamérica y Estados Unidos, lo que hace que los grupos armados ilegales se disputen la zona.

La minería y la tala ilegal, así como el reclutamiento forzoso de menores para engrosar sus filas, son otros de los acicates de estos grupos armados para intensificar y disputarse la hegemonía de esta zona, que se ha visto fuertemente minada para evitar la presencia de sus pobladores.

Varios líderes locales denunciaron que el confinamiento que se vive actualmente deriva de la escalada de violencia que padece la región, ante la cual el Gobierno, criticaron, reaccionó tarde, pese a que el presidente de Colombia, Iván Duque, pidiese hace unos días que se fortaleciera la presencia de las Fuerzas Armadas en la zona.

Tras la salida de las FARC de la zona con motivo de la firma definitiva de los acuerdos de paz, ha sido el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Clan del Golfo, una escisión de las AGC, quienes se encuentran actualmente disputándose este territorio.

Las comunidades afectadas temen que se vuelvan a producir episodios como el vivido en 2002, cuando en la conocida como 'masacre de Bojayá', casi un centenar de personas, que se encontraban refugiadas en una iglesia para protegerse de los enfrentamientos entre las FARC y los paramilitares, fallecieron después de que la guerrilla lanzara un cilindro bomba contra el edificio.