11 de octubre de 2019

AMP.-Ecuador.- Enfrentamientos entre policías e indígenas cerca del Parlamento en una nueva jornada de protesta en Quito

La marcha indígena pretende llegar al Palacio de Carondelet, sede del Gobierno ecuatoriano

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Policías y manifestantes se han enfrentado durante la marcha que miles de indígenas han realizado este viernes por Quito, en una nueva jornada de protesta contra la reforma económica del Gobierno de Lenín Moreno.

Los indígenas han comenzado a avanzar desde la Casa de la Cultura, ubicada en el parque El Arbolito, donde han instalado su cuartel general. La mayoría están en Quito desde principios de esta semana, si bien en las últimas horas han llegado más manifestantes procedentes de la Amazonía ecuatoriana.

Su intención es avanzar hacia el centro histórico, zona protegida por el estado de excepción que rige desde hace una semana en Ecuador. La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE) ha precisado que el objetivo es llegar hasta el Palacio de Carondelet, sede del Gobierno.

Algunos manifestantes han intentado superar uno de los cordones policiales en las inmediaciones de la Asamblea Nacional, lo que ha dado lugar a un enfrentamiento en el que los agentes han empleado gases lacrimógenos, según informa la prensa ecuatoriana. El martes, los indígenas ya lograron entrar en el Parlamento.

"La represión del Gobierno al pueblo ecuatoriano no cesa en los alrededores de la Asamblea Nacional. Empiezan a acumularse los heridos", ha denunciado la CONAIE en Twitter.

El origen de las protestas es la reforma económica anunciada por Moreno el pasado 1 de octubre fruto del acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para conseguir una inyección de 4.200 millones de dólares para el país.

Los disturbios estallaron dos días después con enfrentamientos entre policías y militares y saqueos, lo que llevó a Moreno a declarar el estado de excepción, que en un principio debía estar vigente 60 días pero el Tribunal Constitucional lo redujo a 30.

Moreno ha ofrecido diálogo aclarando que no recuperará el subsidio al combustible, la medida más polémica del conocido popularmente como "paquetazo", y Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal se han ofrecido a mediar.

Los manifestantes, por su parte, exigen como requisito para sentarse a la mesa de negociaciones que el Gobierno recupere las ayudas públicas a la gasolina y al diésel, a lo que ahora suman otras demandas que incluyen la cancelación del acuerdo con el FMI y el cese de los ministros de Interior y Defensa.

El presidente de la CONAIE, Jaime Vargas, ha mostrado este viernes a la prensa el material que habrían usado los uniformados para reprimir las protestas. En concreto, ha enseñado un tipo de granada que "al activarse expulsa una carga de 105 bolas de goma".

"Es claro que este Gobierno no quiere la paz, porque no la promueve. Con granadas se reprime al pueblo, este es el nivel de violencia de la Fuerza Pública con órdenes de María Paula Romo y Oswaldo Jarrín", ha lamentado Vargas, mencionando a los titulares de Interior y Defensa, respectivamente.

Al menos cinco personas han muerto, aunque Gobierno, indígenas y Defensoría del Pueblo difieren en este dato, decenas han resultado heridas y cientos han sido detenidas, incluidos varios extranjeros, muchos de ellos venezolanos.

Moreno ha acusado directamente a su antecesor y otrora aliado, Rafael Correa, y a sus socios, incluido el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de orquestar las protestas en un "golpe de Estado". Ambos lo han negado.

Para leer más