El equipo de López Obrador niega un acuerdo con EEUU para retener a los solicitantes de asilo

El equipo de López Obrador niega un acuerdo con EEUU para retener a los solicitantes de asilo
25 de noviembre de 2018 REUTERS / DANIEL BECERRIL

   CIUDAD DE MÉXICO, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha desmentido que exista un acuerdo entre el futuro gobierno de México y el de Estados Unidos para exigir a los solicitantes de asilo que esperen en México mientras se procesan sus casos en los tribunales de aquel país, como ha informado el diario 'The Washington Post'.

   "El futuro gobierno no considera en sus planes que México asuma la condición de tercer país seguro para la atención de los migrantes centroamericanos o de otros países que se encuentran en territorio de México, o para los que lo hagan en un futuro", ha apuntado Sánchez Cordero.

   Para la futura jefa de gabinete del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, lo más importante en el tema de las caravanas de migrantes centroamericanas que han ingresado a México es la protección de sus Derechos Humanos y el auxilio para asegurarles condiciones para su alimentación, salud y alojamiento.

   Sánchez Cordero ha señalado que tienen comunicación constante con las autoridades mexicanas federales y locales que rechacen la responsabilidad de prestar ayuda humanitaria a los migrantes y definir su situación migratoria.

   Durante la jornada del sábado, el diario estadounidense 'The Washington Post' aseguró, citando a Sánchez, que el gobierno entrante de México había acordado apoyar los planes de Estados Unidos para cambiar su política en la frontera y exigir a los solicitantes de asilo que esperen en México mientras sus casos se procesan en los tribunales estadounidenses.

   "No podemos hacer acuerdos mientras no seamos gobierno. Eso lo dije mil veces", ha aclarado Sánchez a Reuters. Sin embargo, ha afirmado que mantienen "pláticas" con funcionarios de la administración de Donald Trump.

   "Albergar momentáneamente a migrantes está descartado. Es más bien una coordinación y colaboración de países vecinos para resolver un tema muy delicado de la caravana migratoria", ha explicado.

   López Obrador, que asumirá la presidencia de México el 1 de diciembre, ha prometido intentar eliminar las causas de la migración creando más empleos y mejorando las condiciones de vida en México y América Central. A cambio, espera que Trump y el gobierno canadiense acepten ayudar a impulsar el desarrollo económico en la región.

   La saliente administración mexicana también ha ofrecido beneficios laborales, de salud y educación a los migrantes que regularicen su situación a través del programa "Estás en tu casa", y sus esfuerzos han recibido el respaldo del sector privado.

CERRAR LA FRONTERA

   Trump ha intentado bloquear el ingreso a Estados Unidos de miles de centroamericanos que viajan en caravanas y ha ordenado que los inmigrantes que entren ilegalmente al país desde México sean excluidos de los programas de asilo. Esa orden fue suspendida temporalmente por un juez estadounidense.

   El sábado, el mandatario estadounidense escribió en su cuenta de Twitter que sólo permitirá el ingreso de migrantes a su país cuando lo hagan cumpliendo las reglas.

   "Sólo permitiremos a aquellos que entren en nuestro país legalmente. Nuestra política es atrapar y detener, no 'liberar' en Estados Unidos. Todos (los inmigrantes) se quedarán en México. Si por alguna razón se hace necesario, cerraremos nuestra frontera sur", ha advertido.

   Cada año, miles de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala huyen de la violencia y pobreza en casa en busca del sueño americano en Estados Unidos.

   Sin embargo, no todos logran llegar al país del norte y muchos son extraditados, mientras otros se quedan en México o pierden la vida durante la larga y peligrosa travesía.

Contador