10 de septiembre de 2019

AMP.- O.Próximo.- Jordania y la Autoridad Palestina avisan de que la anexión israelí del Valle del Jordán frenará la paz

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Jordania y la Autoridad Palestina han rechazado firmemente el plan del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, de anexionar al país el Valle del Jordán, la zona fronteriza con Jordania y que se encuentra en la Cisjordania ocupada, advirtiendo de que con ello desatará una "peligrosa escalada" que alejará la paz.

El primer ministro palestino, Mohamed Shtayé, ha acusado a Netanyahu de ser "el destructor jefe del proceso de paz". "Cualquier gesto loco que haga tendrá consecuencias negativas para él a nivel local e internacional", ha dicho durante un encuentro en Ramala con el cónsul general español en Jerusalén.

"Palestina no forma parte de la campaña electoral de Netanyahu y si cree que anexionarse los bloques de asentamientos le dará más votos a corto plazo, entonces él e Israel serán los perdedores a largo plazo", ha sostenido, según informa la agencia de noticias palestina WAFA. En este sentido, ha aprovechado para pedir a los países de la UE que aceleren el reconocimiento del Estado palestino.

Por su parte, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha sostenido que "lo último que necesitan palestinos e israelíes es añadir más leña al fuego". "Necesitamos apagar el fuego, necesitamos hacer la paz", ha defendido, según informa el 'Jerusalem Post'.

En la misma línea, el ministro de Exteriores de Jordania, Ayman Safadi, ve en los planes israelíes "una peligrosa escalada que socava los pilares del proceso de paz", además de un "movimiento electoral cuyo precio será el colapso de las posibilidades de resolver el conflicto (entre palestinos e israelíes) y empujará a la región hacia más violencia y crisis".

Desde El Cairo, los ministros de Exteriores de la Liga Árabe han condenado las ambiciones territoriales de Netanyahu. Su secretario general, Ahmed Aboul Gheit, citado por Reuters, ha incidido en que la anexión israelí del Valle del Jordán socavará cualquier posibilidad de éxito del proceso de paz.

EL PLAN DE NETANYAHU

Netanyahu ha anunciado este martes que pretende anexionar al país el Valle del Jordán, la zona fronteriza con Jordania y que se encuentra en la Cisjordania ocupada, si gana las elecciones previstas para el 17 de septiembre.

El jefe de Gobierno ha prometido poner bajo "soberanía israelí" todos los asentamientos judíos en Cisjordania si es reelegido, especificando que "un lugar al que se puede aplicar inmediatamente la soberanía israelí tras las elecciones es el Valle del Jordán". "El próximo Gobierno aplicará la soberanía israelí al Valle del Jordán", ha afirmado.

No obstante, ha aclarado que esperará a dar el paso hasta "después de las elecciones" por respeto a la Administración de Donald Trump y su esperada propuesta de plan de paz entre israelíes y palestinos, que Washington ha adelantado que se conocerá tras la cita con las urnas en Israel.

Así las cosas, ha pedido a los votantes israelíes "un mandato claro para poner bajo soberanía israelí todos los asentamientos". Según Netanyahu, el país "no ha tenido este tipo de oportunidad" de poder definir sus fronteras desde la Guerra de los Seis Días en 1967 y "puede no tenerla en otros 50 años".

Los sucesivos gobiernos israelíes han asegurado en todo momento que nunca renunciarán al control sobre el Valle del Jordán. El primer ministro ha defendido que, con un mandato claro en las urnas, Israel podrá "definir al fin sus fronteras permanentes, prometiendo que Judea y Samaria (Cisjordania) no se convierten en Gaza".

VALLE DEL JORDÁN

El Valle del Jordán abarca 2.400 kilómetros cuadrados que van desde el Mar Muerto en el sur a la ciudad israelí de Beit Shean en el norte. Representa el 30 por ciento del territorio de Cisjordania.

En el Valle del Jordán y la zona norte del Mar Muerto viven unos 65.000 palestinos y 11.000 colonos judíos, de acuerdo con la ONG israelí B'Tselem. La principal ciudad palestina del lugar es Jericó, con unas 28 localidades y pequeñas comunidades beduinas.

Israel ocupó Cisjordania en la Guerra de los Seis Días y se ha resistido a renunciar al territorio, a pesar de que la vuelta a las fronteras anteriores a 1967 es una de las principales reivindicaciones de los palestinos para firmar la paz.

En una entrevista concedida el pasado mes de junio al 'New York Times', el embajador estadounidense en Israel, David Friedman, dijo que "bajo ciertas circunstancias" el Estado judío tenía "derecho a retener parte de Cisjordania, pero no toda".