10 de noviembre de 2011

AMPL.- Sur de Sudán.- Aviones bombardean un campamento de refugiados en Sur de Sudán cerca de la frontera con el norte

CAMPAMENTO YIDA (SUR DE SUDÁN), 10 Nov. (Reuters/EP) -

El campamento de refugiados de Yida, en el estado de Unidad de Sur de Sudán, ha sido bombardeado este jueves por aviones, según ha informado un testigo de Reuters, sin que por el momento haya datos de víctimas. El campamento se encuentra a menos de 50 kilómetros de la frontera con Sudán.

Las fuerzas armadas de Sudán han negado ser las responsables del bombardeo, mientras que el presidente sursudanés, Salva Kiir, advirtió de la "próxima invasión" de su vecino. La violencia en la frontera entre ambos países ha perjudicado las relaciones entre Jartum y Juba que se acusan mutuamente de apoyar a los distintos grupos rebeldes que operan en ambos lados de la línea que les separa.

El corresponsal de Reuters ha podido escuchar una fuerte explosión y ha visto a continuación un cráter de unos dos metros de ancho, además de una bomba sin explotar junto a una escuela, mientras un avión blanco volaba hacia el norte desde el campamento.

Testigos en el campamento de refugiados han señalado que se han producido otras tres explosiones a las 15:00 horas (13:00 hora peninsular española).

Yida es un campamento de unos 20.000 refugiados procedentes de las montañas Nuba situadas en la región de Kordofán del Sur, un estado fronterizo bajo administración de Jartum y que ha sufrido distintos enfrentamientos desde junio. El campamento solo está a 25 kilómetros de la frontera con Sudán.

El gobernador del estado de Unidad, Taban Deng, acusó a Jartum de llevar a cabo los ataques. "Esta gente (Jartum) debería ceñirse a las normas. Deben adherirse a las normas y leyes internacionales", comentó Deng. "Estos refugiados deben estar seguros y necesitan ser protegidos. Han escapado de la guerra. No deberían estar perseguidos dentro del territorio de Sur de Sudán", denunció.

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Sudán, Al Sawarmi Jalid, aseguró que su Ejército no había bombardeado ninguna región bajo administración de Juba. "Sur de Sudán es un Estado en Naciones Unidas. Respetamos las leyes internacionales y es imposible que hagamos esto", explicó.

Sur de Sudán celebró en julio la proclamación de independencia después de celebrar un referéndum en enero de este año en el que el 99 por ciento de la población sursudanesa votó a favor de la separación.

Según varios expertos, en los estados sudaneses de Nilo Azul y Kordofán del Sur hay miles de combatientes que apoyaron al Sur durante la guerra civil que duró 50 años, pero que se han quedado en territorio de Sudán tras la independencia.

La semana pasada, Jartum elevó la segunda queja desde julio contra Sur de Sudán denunciando a Juba por suministrar misiles antiaéreos y antitanques, munición, minas y morteros a los insurgentes presentes en su territorio.

Kiir se defendió de estas acusaciones asegurando que "es una cortina de humo que pretende tapar las actividades de Jartum de apoyo a los grupos disidentes armados que luchan su guerra de poder contra la República de Sur de Sudán". Según Kiir, las acusaciones pretenden justificar la "próxima invasión por parte de Sudán de su vecino Sudán del Sur".