27 de noviembre de 2007

Apoyo Crónica ONU.- El cambio climático "ahonda la desigualdad" en América Latina y el Caribe, según PNUD

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El cambio climático está "profundizando la brecha entre ricos y pobres en América Latina y el Caribe" y amenaza con paralizar e incluso revertir los avances conseguidos en aspectos como la salud y la educación para la población más vulnerable, según revela el Informe sobre Desarrollo Humano (IDH) del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) hecho público hoy en Brasilia.

El informe advierte de que un aumento en dos grados Celsius en las temperaturas "podría causar la inundación de más del diez por ciento del territorio de Bahamas, pérdidas de hasta un 60 por ciento en la producción de maíz de secano en México (del cual dependen dos millones de campesinos pobres), la desaparición de los glaciares que abastecen el 80 por ciento del agua dulce que se bebe en las ciudades peruanas y más casos de dengue en zonas de América Latina hasta ahora libres de esa enfermedad".

A juicio de PNUD, los países más acaudalados del mundo deben apoyar en la producción de biocombustibles sin vulnerar los derechos de los pequeños agricultores o los pueblos indígenas y respaldar las gestiones para reducir la deforestación en países como Brasil. Por su parte, los países en vías de desarrollo, a través de la cooperación internacional en financiación y de las tecnologías con bajas emisiones de carbono, "también deben hacer lo suyo" y reducir el total de sus emisiones en por lo menos 20 por ciento de aquí a 2050.

"Sin el respaldo de ahorros, seguros o acceso a préstamos, el cambio climático forzará cada vez más a los hogares pobres a caer en verdaderas trampas de bajo desarrollo humano, al obligarlos a decidir entre enviar a sus hijos a la escuela o al trabajo o a reducir las comidas para ahorrar dinero", declaró el administrador del PNUD, Kemal Dervi, durante el lanzamiento del informe en Brasilia.

"Esas disyuntivas profundizarán y perpetuarán las desigualdades de ingresos, las disparidades de género y otro tipo de desigualdades en América Latina y el Caribe", añadió.

En Honduras, por ejemplo, el huracán Mitch arrasó con más del 30 por ciento de los activos de la cuarta parte de los habitantes más pobres del país, en comparación con sólo el siete por ciento de los activos de la cuarta parte más rica, señala el informe. En Nicaragua, la proporción de niños que debieron trabajar en lugar de ir a la escuela aumentó de 7,5 a 15,6 por ciento en los hogares afectados por ese huracán.

El IDH también cita estudios de hogares realizados en México durante el período comprendido entre 1998 y 2000 que demuestran un aumento en el trabajo infantil en respuesta a las sequías. Aparte, casi 45 millones de personas viven sin acceso a electricidad en América Latina y el Caribe, la mitad de ellas en Bolivia, Haití, Honduras, Nicaragua y Perú.

"Tal como lo ilustran estos ejemplos, muchas de las trampas de desarrollo humano bajo inducidas por fenómenos climáticos en América Latina y el Caribe están vinculadas con desastres naturales", afirma PNUD. Según el informe, por cada dólar que se invirtiese en mejorar la prevención de desastres naturales en los países en vías de desarrollo se podrían ahorrar siete dólares en pérdidas.

El informe también insta a los gobiernos de América Latina y del Caribe a fortalecer sus programas de inversión social, entre ellos los programas de transferencias en efectivo, a fin de reducir la vulnerabilidad de las personas golpeadas por una crisis climática. El IDH cita la Bolsa Familia de Brasil y la Red de Protección Social de Nicaragua como ejemplos positivos.