7 de julio de 2012

Las Abuelas de la Plaza de Mayo celebran la "histórica condena" a Videla

Lamentan las bajas penas dictadas contra "los apropiadores"

BUENOS AIRES, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las Abuelas de la Plaza de Mayo han celebrado al "histórica condena" que "un tribunal de la democracia" ha dictado contra el ex dictador argentino Jorge Rafael Videla por el robo sistemático de bebés, sin embargo, han lamentado las bajas penas que han recibido "los apropiadores", a pesar de sus "gravísimos crímenes".

Las mujeres han celebrado que, 16 años después del inicio del proceso judicial, "un tribunal de la democracia reconoció explícitamente que hubo una práctica sistemática y generalizada de sustracción, retención y ocultamiento de menores de edad y condenó a algunos de sus mayores responsables".

En concreto, han considerado que "se ha hecho justicia" con la "histórica condena" al "genocida" Jorge Rafael Videla, que ha sido sentenciado a 50 años de prisión por los delitos de sustracción, retención, ocultamiento y supresión de la identidad de menores de edad. Se trata de la tercera pena equivalente a la cadena perpetua que recae sobre el ex dictador.

"Sin embargo, entendemos que otros represores no fueron sancionados de acuerdo con la magnitud de los gravísimos crímenes que cometieron y que aún perduran en el ocultamiento de la verdadera identidad de los casi 400 hombres y mujeres que continúan siendo esclavos del alma", han dicho.

En este sentido, han indicado que les queda "un especial sabor amargo" por las bajas condenas a Víctor Gallo y Susana Inés Colombo, "apropiadores" de Francisco Madariaga Quintela durante más de 32 años, que han recibido 15 y cinco años de prisión, respectivamente.

"Es por esto que seguiremos exigiendo que los apropiadores sean considerados autores de delitos de lesa humanidad y que reciban penas más severas (...) No descansaremos hasta que el último de nuestros nietos sea liberado", han advertido las Abuelas de la Plaza de Mayo en un comunicado.

EL VEREDICTO

Ayer, el Tribunal Oral Federal 6 de Buenos Aires reconoció que durante la dictadura argentina (1976-1983) hubo "una práctica sistemática y generalizada de sustracción, retención y ocultamiento de menores de edad, en el marco de un plan general de aniquilación que (el régimen militar) desplegó sobre parte de la población civil, con el argumento de combatir la subversión implementando métodos del terrorismo de Estado".

Además de a Videla, condenó al también ex dictador Reynaldo Bignone a 15 años de prisión por la sustracción de recién nacidos. Ésta es la cuarta sentencia en su contra, ya que desde 2010 ha sido condenado a 15 y 25 años de prisión y a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad, robo, secuestro y torturas.

También condenó a 40 y 30 años de prisión a los antiguos responsables de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) --uno de los principales centros de detención clandestina del país durante la dictadura militar--, Antonio Vañek y Jorge 'Tigre' Acosta, ha respectivamente.

El ex general Santiago Omar Riveros, que estuvo a cargo de los centros de detención clandestina de Campo de Mayo y 'Campito', recibió una pena de 20 años de prisión.

De los demás imputados, han sido condenados Víctor Gallo, Susana Inés Colombo, Juan Antonio Azic --a 14 años de prisión-- Jorge Luis Magnacco --a 25 años de prisión--, mientras que Rubén Óscar Franco y Eduardo Ruffo han sido absueltos.

El proceso judicial comenzó en diciembre de 1996, con la denuncia de 35 casos de apropiación, que dieron lugar a la investigación de lo ocurrido en los centros de detención clandestina de La Cacha, la Comisaría Quinta de La Plata, el Pozo de Banfield, el Vesubio, el Olimpo, Automotores Orletti, Campo de Mayo y la ESMA.