31 de enero de 2012

Argentina acusa a Reino Unido de intentar "militarizar" el conflicto por las Malvinas

BUENOS AIRES, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Argentina ha acusado este martes a las autoridades de Reino Unido de intentar "militarizar" la disputa por la soberanía de las islas Malvinas, después de que Londres anunciase el envío a la zona de un buque de guerra.

El Ministerio de Exteriores argentino ha criticado tanto el envío de esta barco, el 'HMS Dauntless', como unas palabras del responsable de las relaciones con América Latina en el Foreign Office, Jeremy Browne, en las que apuntó que "la soberanía de las islas no es negociable" y amenazó con adoptar "los pasos necesarios para garantizar su seguridad".

Argentina "rechaza el intento británico de militarizar un conflicto sobre el cual Naciones Unidas ya se ha expedido en numerosas ocasiones y ha indicado que ambas naciones deben resolverlo en negociaciones bilaterales", ha asegurado el Ministerio de Exteriores argentino en un comunicado.

El Gobierno de Cristina Fernández ha defendido la necesidad de no caer "en discursos que transformen el patriotismo en patrioterismo", algo que ha atribuido a un intento de Londres de "distraer la atención pública de políticas económicas de ajustes".

"Los organismos internacionales, así como los países democráticos, debemos trabajar a diario para evitar que los conflictos armados reemplacen a las negociaciones civilizadas para la resolución de conflictos", ha añadido la nota, que también hace hincapié en que "no hay soldados argentinos en ningún conflicto bélico".

Frente a esta postura, Argentina ve a Reino Unido como uno de los países que "debilitan el accionar de la diplomacia y aumentan el riesgo de más guerras", al ser un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y tener capacidad para rechazar resoluciones.

El Ejecutivo argentino también ha criticado que el príncipe Guillero llegue a las Malvinas como miembro de las Fuerzas Armadas, "con el uniforme del conquistador y no con la sabiduría del estadista que trabaja al servicio de la paz y el diálogo entre las naciones". El príncipe viajará este año al archipiélago como piloto de helicóptero de la RAF.