30 de agosto de 2006

Argentina.- Alfonsín defiende las leyes de Punto Final y Obediencia Debida por el "golpe de Estado técnico" de militares

BUENOS AIRES, 30 Ago. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El ex presidente radical Raúl Alfonsín (1983-1989) defendió hoy las leyes de Obediencia Debida y Punto Final que fueron dictadas durante su gobierno y que significaron el cierre de las causas contra cientos de represores de la dictadura (1976-1983) al declarar hoy como testigo en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz.

Alfonsín se enfadó cuando el fiscal del juicio Carlos Dulau Bumn le preguntó cómo había cambiado la política de Derechos Humanos en el país a partir de 1984, cuando se dictaron las leyes exculpatorias. "Usted no ha vivido o ha estado durmiendo permanentemente porque la diferencia es abismal", respondió Alfonsín.

El ex presidente fue citado a declarar a pedido de la defensa de

Etchecolatz, ex jefe de inteligencia de la Policía de la provincia de Buenos Aires, para que explicara las circunstancias que lo llevaron al dictado de esa leyes, que luego fueron anuladas por el Congreso.

Alfonsín defendió el dictado de esas leyes al sostener que fue víctima de "un golpe de Estado técnico" y aseguró que ambas fueron impulsadas y promulgadas "por las presiones" de grupos militares que soportaba su gobierno, aunque rechazó haber sufrido una extorsión.

"Yo me jugaba en la época del proceso (militar) cuando otros no aparecían (...) No nació de un repollo", dijo en alusión a Néstor Kirchner, a quien también acusó de "olvidar" en su discurso lo que la democracia argentina hizo con anterioridad con respecto a la dictadura y hablar "para los que no tienen información".

Etchecolatz es sometido a un juicio oral y público desde el 20 de junio en la sala de la audiencias de la Municipalidad de La Plata, a 50 kilómetros de Buenos Aires, por seis homicidios y otras violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura militar.