28 de octubre de 2007

Argentina.- Los argentinos residentes en Madrid votan en el consulado para elegir a su nuevo presidente

Algunos de los votantes lamenta que la Ley argentina obligue a votar y apuestan por la revisión de este aspecto

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los ciudadanos argentinos que se encuentran en Madrid acudieron hoy al consulado de su país en la capital para ejercer el derecho al sufragio en una jornada que transcurrió de manera ordenada, pese a las quejas de los que opinan que el voto no debería ser obligatorio y el sistema electoral peca de exceso de burocracia.

Este era el caso de Alejandra que aseguró a Europa Press, a la salida de la embajada de Argentina, que se acercó "a justificar la no emisión del voto ya que en Argentina es obligatorio" votar, por lo que "había que hacer sí o sí el trámite".

"Es la ley argentina, lamentablemente, pero habría que revisar eso, ya que si tendemos a vivir el mundo entero en una democracia, al menos dejar que los ciudadanos decidan querer votar o no querer hacerlo", aclaró.

Así, se lamentó de que, al no haber hecho el trámite administrativo del cambio de domicilio, no puede emitir su voto, pero sí tiene "que justificar la no emisión del voto". "Como ciudadanos a todos nos gusta votar, y yo quiero un cambio que Argentina se merece", subrayó.

Por su parte, Soledad, que reside en Madrid desde hace seis años, explicó que para los argentinos el sufragio "es un derecho y un deber", pero lamentó el exceso administrativo del trámite electoral que, en su opinión, padecen los argentinos que votan fuera de su país. "En Argentina, cortamos papeleta, acá era un poco diferente, supongo que por tener que mandar las papeletas", valoró.

En cuanto a la posibilidad de no votar o justificar la no emisión del mismo, aclaró que al estar "obligados", se puede llegar a "tener problemas a la hora de volver a entrar al país o en un trámite público, te pueden trabar".

Las mesas de votación estaban dividas por sexos, por lo que las mujeres y los hombres emitían su voto por separado. En este sentido, Soledad apuntó que se trata de una costumbre "de toda la vida" y que se debe a una cuestión de "orden más que nada". "No es por machismo", aclaró.

Por último, Pablo, se mostró esperanzado, de cara a que la democracia se consolide en su país, al asegurar que "si continúa, las cosas cambiaran", pero que "lleva años como todo".