22 de noviembre de 2007

Argentina.- El Banco Francés dice que no quiere perjudicar a vecinos de pueblo que será rematado

BUENOS AIRES, 22 Nov. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El Banco Francés BBVA dijo hoy que "nunca tuvo la política de provocar angustia a los pobladores" del pueblo de Olivares de San Nicolás, en la provincia de Córdoba, que se haya ubicado dentro de una establecimiento agrícola que será rematado debido a una deuda que mantiene la empresa propietaria de los terrenos.

En el pueblo viven unas 600 personas que trabajan en plantaciones de olivares y ocupan unas 20 hectáreas, donde también hay un juzgado de paz, un pequeño establecimiento sanitario, una escuela y un destacamento policial.

El director de Relaciones Institucionales del Banco Francés, Gonzalo Verdomar, dijo que la institución colabora desde hace más de siete años con las pobladores de la zona, a través de la organización Misión María de la Esperanza, que dirige la religiosa católica Teresa Varela.

"De los 172 becas que tiene el banco, 28 las reciben niños de la zona", explicó Verdomar y agregó que "el banco nunca tiene la política de provocar angustia a los pobladores", al sostener que la entidad está dispuesta a buscar una solución.

Verdomar dijo que los pobladores de la zona no tienen títulos de propiedad de sus viviendas, que todos trabajan en las plantaciones de olivares y que lo que en principio era un caserío dentro del establecimiento se terminó convirtiendo en un pueblo.

"Si el propietario decide entregar las tierras a los pobladores y las cede en escrituras a cada uno de ellos, el Banco levanta la hipoteca sobre esos terrenos", dijo Verdomar.

La empresa propietaria de 2.216 hectáreas pidió "un crédito importante" en junio de 1993 y en menos de un año "entra en mora y hasta la fecha casi no se pudo cobrar nada", sostuvo el director de Relaciones Instituciones del Banco Francés.

Un juez civil estableció como fecha de remate de las tierras el próximo 18 de diciembre. Verdomar dijo que si no se llega a un acuerdo con la empresa en mora, eso no sería perjudicial para los vecinos del pueblo. "Entraría un nuevo accionista en la empresa y los trabajadores seguirían laborando los olivares, eso no cambiaría", dijo el directivo del banco.