21 de febrero de 2007

Argentina.- La Cámara de Casación deberá decidir si el represor Raúl Guglielminetti puede quedar en libertad

BUENOS AIRES, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Cámara Nacional de Casación Penal será el tribunal que deberá resolver si recuperar su libertad el ex agente de inteligencia Raúl Guglielminetti, imputado por torturar a los prisioneros alojados en un centro clandestino de detención durante la última dictadura.

Así lo determinó la Sala I de la Cámara Federal al conceder el recurso de casación que había interpuesto el abogado Gustavo Pablo Labora, para que el máximo tribunal en materia penal del país deje sin efecto la denegación del beneficio que oportunamente había decretado el juez federal Daniel Rafecas y luego confirmó la Cámara.

La medida fue dictada en el marco de la megacausa abierta por las gravísimas violaciones a los Derechos Humanos cometidas, entre 1976 y 1983, en ámbitos del Primer Cuerpo de Ejército, que se reactivó tras la derogación y la nulidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

En una resolución los camaristas Gabriel Cavallo y Martín Irurzun coincidieron, aunque con argumentos propios, en otorgar al letrado la posibilidad de que intervenga la Cámara de Casación Penal dado que, en caso contrario, podría ocasionarse un perjuicio "de imposible o tardía reparación ulterior".

El fallo que Labora quiere que se anule es aquel por el cual la Cámara confirmó la denegación de excarcelación del ex agente de inteligencia acusado de delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención de Automotores Orletti, que funcionó durante la última dictadura, según informa la prensa de Buenos Aires.

En esta causa, en septiembre de 2006, Guglielminetti fue hallado 'prima facie' responsable por el secuestro de 65 personas, 24 de ellas desaparecidas, en ese campo clandestino que funcionó, durante los primeros meses del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional en el barrio porteño de Floresta.

También están procesados el ex comodoro Néstor Guillamondegui, el ex general Eduardo Cabanillas, el ex coronel Rubén Visuara y el ex agente Honorio Martínez Ruíz. Entre las víctimas están Marcelo Gelman, hijo del poeta Juan Gelman, y Carlos Santucho, hermano del fundador del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) Mario Santucho.

Se cree que por Automotores Orletti pasaron más de 200 detenidos, muchos de nacionalidad uruguaya, ya que funcionó como una de las bases operativas del denominado 'Plan Cóndor', por el cual las dictaduras latinoamericanas coordinaron su acción represiva ilegal tendiente a eliminar a sus opositores políticos.

"Todo secuestrado era sometido a un régimen con tanta carga de terror y sadismo, que de por sí era constitutivo del delito de imposición de tormentos", expresó Rafecas -el primer juez que equiparó los centros clandestinos de detención con los campos de concentración del nazismo- cuando dictó los procesamientos.

Tras permanecer varios años con órdenes de captura en su contra, Guglielminetti -también acusado de ser integrante de la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A)- fue detenido en agosto pasado en la localidad de Mercedes, donde su abogado dijo que "siempre" había estado allí por lo que intentó demostrar que "no estaba prófugo".