17 de octubre de 2006

Argentina.- Se completan los preparativos para el traslado de los restos mortales de Juan Domingo Perón

BUENOS AIRES, 17 Oct. (EP/AP) -

El personal de una empresa fúnebre concluyó ayer lunes, tras siete horas de trabajo, la preparación del féretro del ex presidente Juan Domingo Perón, que será trasladado el martes a un nuevo mausoleo fuera de esta capital, en una ceremonia que congregaría a decenas de miles de partidarios que le siguen siendo fieles, 32 años después de su muerte.

Funcionarios del ministerio del Interior, que supervisaban la tarea, entregaron las llaves del féretro al dirigente sindical Omar Viviani, integrante de la comisión organizadora del traslado de los restos de quien fue seguramente el más prominente político argentino del pasado siglo, tres veces presidente del país.

Alejandro Rodríguez Perón, sobrino del ex presidente, informó a la prensa que una de las paredes de la bóveda que alberga los restos de Perón, en el cementerio de la Chacarita de esta capital, fue demolida para que el féretro pueda ser retirado en forma horizontal, sin causar más daños al vapuleado cadáver.

En 1987, varios desconocidos profanaron la tumba de Perón, le amputaron ambas manos y dañaron el féretro que había sido preparado para la conservación indefinida del cadáver, al que se le inyectó formol para su preservación, cuando murió el 1 de julio de 1974.

Los empleados de la funeraria sacaron luego el cuerpo depositado en una caja metálica sellada y lo colocaron en un nuevo féretro, que será empleado para el traslado que se realizará el martes.

El presidente Néstor Kirchner, militante del sector izquierdista del movimiento fundado por Perón hace 61 años, asistirá a la ceremonia que se efectuará en San Vicente, a 45 kilómetros al sudeste de la capital, donde se erigió el nuevo mausoleo en una residencia de fin de semana que perteneció a quien fue tres veces mandatario de la Argentina y a su segunda esposa, Evita.

Pero no está programado que Kirchner pronuncie un mensaje, aunque tampoco se descarta que lo haga. Los oradores anunciados representan al movimiento sindical, histórico baluarte del heterogéneo movimiento justicialista (peronista), la fuerza mayoritaria de la Argentina.

La caravana que realizará la mudanza se detendrá brevemente en el edificio céntrico de la Confederación General del Trabajo (CGT), la central sindical peronista, que impulsó el traslado de los restos. Luego seguirá hasta el municipio de San Vicente, donde se construyó el nuevo mausoleo.

No habrá más de tres oradores, en presencia de unos 4.000 invitados especiales y de decenas de miles de enfervorizados peronistas, que desde este lunes comenzaron a congregarse en las inmediaciones del lugar.

Según algunos informes, había una intensa puja por determinar quienes llevarán las seis manijas del féretro, cuando sea llevado a pulso desde el coche fúnebre a la nueva bóveda, un destacado honor, según los rituales del peronismo, que algunos críticos consideran lindantes con la necrofilia.