27 de marzo de 2007

Argentina.- Continúa la polémica entre el Gobierno y los jueces por los procesos contra ex represores

BUENOS AIRES, 27 Mar. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La polémica entre el Gobierno argentino y algunos miembros de la Cámara de Casación Penal continuó con las acusaciones contra los jueces de frenar los procesos en marcha contra ex represores acusados de violaciones de Derechos Humanos durante la dictadura militar.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, volvió a pedir esta mañana la renuncia del presidente de ese tribunal, Alfredo Bisordi, a quien responsabiliza de haber frenado casi cien juicios iniciados contra ex represores de la última dictadura (1976-1983).

"Doctor, haga un favor a la Patria, váyase, deje que entren otros hombres y mujeres de estatura no necesariamente cercanas al Gobierno, de estatura jurídica y política, que tengan vocación de resolver el tema, y no sentársele arriba a las 98 expedientes", dijo Fernández.

Bisordi replicó que pensaba quedarse en su cargo, pese a la amenaza de que se le iniciara un juicio político. "No me voy a ir. El bien a la Patria se lo hago al hacer explícito que hay gente que tiene dignidad y valores y los hace prevalecer. Quiero que se dé testimonio de lo que está ocurriendo en esta época", dijo el juez en diálogo con radio 10.

"El presidente en ningún momento expresó qué tenía que hacer la Cámara, lo que el presidente dice en Córdoba es: 'Le digo a la Justicia argentina que basta por favor', dice 'Juicio y castigo'. No dice a todos castiguen o vayamos por venganza o cosa por el estilo, les pide el juicio, que concluyan", dijo Fernández.

Para el ministro, "caben dentro del mecanismo de poderes, reclamar que las instituciones funcionen adecuadamente, porque si no el Poder Judicial sería absolutamente indemne, no susceptible de ninguna crítica y no es así".

La polémica se inició el sábado cuando el presidente Kirchner, al hablar en Córdoba, donde funcionó la cárcel clandestina La Perla, pidió a los juicios que apuraran los juicios contra los ex represores. "¿Qué pasa en la Cámara de Casación, donde están parados juicios que deberían estar en marcha? Yo empujo, pero algunos se hacen los distraídos", había dicho entonces el presidente argentino.