29 de junio de 2012

Argentina dice que MERCOSUR "no contempla la expulsión de ningún país miembro"

BUENOS AIRES, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Argentina, Héctor Timerman, ha indicado que el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) "no contempla la expulsión de ningún país miembro", tras la reunión de cancilleres que se ha celebrado este jueves en la ciudad argentina de Mendoza para adoptar una postura común sobre la crisis política en Paraguay.

En una rueda de prensa, recogida por la agencia de noticias Télam, Timerman ha explicado que ninguno de los países miembro y asociados de la organización regional está a favor de la aprobación de cualquier medida, incluidas sanciones económicas, que pueda perjudicar al pueblo paraguayo.

"No hay ningún país de MERCOSUR que desee que el pueblo paraguayo sufra las consecuencias de lo que sucedió en el país después del golpe a la democracia", ha dicho el canciller, en alusión a la destitución de Fernando Lugo como presidente.

Si bien, ha informado de que, "tras escuchar los informes de todos los cancilleres", el bloque económico ha decidido aplicar la llamada 'cláusula democrática' "hasta que se reúnan los jefes de Estado", lo que supone mantener la suspensión de la participación de Paraguay en MERCOSUR que se aprobó el pasado domingo.

La 'cláusula democrática' aparece recogida en el Protocolo de Ushuaia, que establece que "la plena vigencia de las instituciones democráticas (en los países miembro y asociados) es una condición esencial para el desarrollo del proceso de integración (regional)".

"Es una situación penosa para los demás países miembro de MERCOSUR que un país miembro haya sido suspendido y los cancilleres hemos hecho todo lo posible para evitar llegar a esta situación", ha aseverado Timerman.

A este respecto, ha explicado que la aplicación de dicho precepto se debe a que los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), que el pasado viernes viajaron a Paraguay para reunirse con sus líderes políticos y recabar información sobre lo ocurrido, "no encontraron eco para llegar a un acuerdo".

La suspensión tendrá consecuencias políticas y, a la larga, económicas para Paraguay, ya que no podrá participar en las cumbres, reuniones y actividades de la organización regional, ni podrá tomar parte en las decisiones, incluyendo los tratados internacionales que se fragüen en su seno.

Está previsto que este viernes se reúnan en Mendoza los jefes de Estado de MERCOSUR y UNASUR para adoptar una postura común sobre la crisis paraguaya y, en el caso de la primera organización regional, ratificar la suspensión.