16 de julio de 2007

Argentina.- Un diplomático argentino acusa al sacerdote Von Wernich de presenciar torturas durante la dictadura

BUENOS AIRES, 16 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El cónsul general argentino en Nueva York, Héctor Timerman, declaró hoy como testigo que el sacerdote católico Christian von Wernich, estuvo presente cuando su padre, el difunto periodista Jacobo Timerman, era torturado en un centro clandestino de detención.

Von Wernich está siendo juzgado por el Tribunal Oral Federal de La Plata, a 50 kilómetros de Buenos Aires, por su actuación como capellán de la de la policía de la provincia de Buenos Aires durante la dictadura militar (1976-1983).

Se le acusa de participación en siete homicidios, 31 casos de torturas y 42 secuestros, cometidos en cinco centros clandestinos de detención a los que tenía libre acceso como capellán, cuando la policía era dirigida por el temido general Ramón Camps.

"Von Wernich estaba presente cuando mi padre era torturado", dijo Timerman y añadió que su padre le relató que "muchas veces, cuando era sometido al tormento de la picana eléctrica, se le caía la venda de los ojos por los golpes de electricidad y veía junto a él a Camps, al médico policial Jorge Bergés y al cura Von Wernich".

El diplomático añadió que su padre le contó que durante su detención, "el 80 por ciento de las preguntas que se le hacían se referían a si era judío y marxista, porque los militares estaban obsesionados con la denominada 'sinarquía internacional', a la que atribuían el propósito de arrebatarle a la Argentina la región patagónica".

Jacobo Timerman fue detenido en abril de 1977, y después de casi tres años de su detención, el régimen militar lo despojó de su ciudadanía argentina y lo expulsó del país, tras recibir fuertes presiones de organismos de prensa internacionales.

Timerman fue fundador y director del desaparecido diario 'La Opinión', confiscado por la dictadura. Retornó al país después del restablecimiento democrático y falleció en Buenos Aires, en 1999. Von Wernich es el primer religioso juzgado por su participación en la represión ilegal.