28 de octubre de 2011

Argentina.- Una diputada, robada y criada por militares, celebra la condena contra su tío, militar de la ESMA

BUENOS AIRES, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

La diputada del partido Libres del Sur Victoria Donda ha celebrado la condena a cadena perpetua contra los doce represores de la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar argentina (1976-1983). Entre los condenados está Adolfo Donda Tiguel, tío de la parlamentaria.

Tras 22 meses de juicio, el tribunal condenó al exmarino Alfredo Astiz, símbolo del horror de la dictadura argentina, a cadena perpetua, junto con otros once militares. Entre ellos se encuentra Donda Tiguel.

"Esta sentencia nos trajo a todos la paz que sólo la verdadera justicia puede traer a una persona y a un pueblo que luchó por ella. De este modo se acaba con la impunidad de quienes actuaron como parte del aparato criminal del Estado y damos un paso más en el camino de enjuiciamientos a los genocidas de este país", señaló el jueves la diputada, según el diario 'Clarín'.

Victoria Donda nació en la ESMA, en 1977, cuando su madre, María Hilda Pérez, se encontraba detenida en la prisión de dicho cuerpo. La madre y el padre de la diputada, José María Laureano Donda, eran militantes de la guerrilla izquierdista Montoneros y desaparecieron durante los primeros años de la dictadura.

El hermano mayor del padre, el exteniente de Navío Adolfo Donda Tiguel, era militar en la ESMA durante aquella época, justo el bando contrario que su hermano y ahora ha sido condenado a cadena perpetua.

"La sentencia de anoche es un triunfo colectivo conseguido gracias a la búsqueda sostenida de justicia de los organismos de Derechos Humanos, las víctimas, los familiares y organizaciones sociales y políticas de todo el país", aseguró la parlamentaria.

La diputada explicó al diario que el exmarino Héctor Febres, ya fallecido, hizo creer a su madre cuando estaba en la cárcel que sería entregada a su abuela materna, Leontina Puebla Pérez, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo. Sin embargo, al final, Victoria fue entregada a un militar y su esposa, quienes la registraron como propia.

Leontina se hizo cargo durante los primeros años de la hermana de Victoria, Eva, que había nacido antes de que sus padres fueran encarcelados. La justicia dictaminó que Eva tenía que ser criada por los abuelos paternos y, tras la muerte de estos, la custodia pasó al militar de la ESMA Adolfo Donda Tiguel.

En 2004, Victoria se hizo las pruebas genéticas para conocer la verdad de su pasado, convirtiéndose en la nieta número 78 a la que las Abuelas de la Plaza de Mayo conseguían recuperar. En 2007, fue elegida como diputada por el kirhnerista Frente por la Victoria, aunque más tarde se pasaría a los socialistas Movimiento Libres del Sur.