2 de julio de 2008

Argentina.- Diputados del oficialismo argentino modifican el proyecto de ley de impuestos de exportación de granos

BUENOS AIRES, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los diputados del oficialismo anunciaron ayer cambios al proyecto de ley que envió la presidenta argentina, Cristina Fernández, para ratificar un alza impositiva a las exportaciones de granos, con lo que esperan poner fin a un prolongado conflicto entre el Gobierno y el sector agropecuario.

El titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, aseveró que los cambios apuntan a mejorar el mecanismo de reintegros a pequeños y medianos productores y pretenden incluir "a más del 80 por ciento de los productores que quedaban fuera de la Resolución 125" (que dio origen a las retenciones móviles).

"Creemos necesario introducir modificaciones para que el proyecto sea más efectivo y cumpla con los objetivos", dijo Rossi tras una rueda de prensa que ofreció al término de una reunión mantenida entre los diputados oficialistas que se extendió durante más de cinco horas.

Ante una consulta sobre el tratamiento parlamentario de la iniciativa, Rossi manifestó que los legisladores oficialistas aspiran a debatir esta semana el proyecto, que podría recibir mañana el dictamen de las comisiones de Agricultura y Presupuesto.

AYUDA A LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES

Entre los beneficios que se prevé incorporar al proyecto oficial, se propone acortar de 60 a 30 días el tiempo que deben esperar los pequeños productores para recibir las compensaciones y una serie de medidas que buscan agilizar el mecanismo para acceder a los reintegros, y así pagar el 35 por ciento de retención como estaba vigente hasta el 10 de marzo pasado.

En ese marco, se acordó, además, llevar de 500 a 750 toneladas el piso exigido a los productores de soja y girasol para acceder a las compensaciones, ampliando de esa forma el universo de quiénes reciben los reintegros a las exportaciones.

Las modificaciones también buscan permitir el acceso de pequeños y medianos productores que registren deudas y mejorar las compensaciones por flete.

El Gobierno anunció el pasado 11 de marzo un sistema móvil de impuestos a las exportaciones de granos que supuso una subida de los impuestos a la soja, el principal producto de exportación del país, a niveles superiores del 45 por ciento desde el 35 previo.

La medida provocó el rechazo del sector agropecuario, que desde marzo ha convocado cuatro huelgas, además de numerosas manifestaciones en el país que han acabado en cortes de carreteras, desabastecimiento de gasolinas y alimentos, y ha sumido al Gobierno en una inesperada crisis política.