1 de septiembre de 2006

Argentina.- El embajador español trabaja con "normalidad" pese a los rumores en Buenos Aires sobre su eventual reemplazo

BUENOS AIRES, 1 Sep. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El embajador de España en Argentina, Carmelo Angulo Barturen, sigue trabajando con "normalidad" en su cargo pese a los rumores sobre su probable reemplazo debido a un supuesto malestar del Gobierno del presidente Néstor Kirchner con el diplomático.

Fuentes diplomáticas españolas consultadas por Europa Press no quisieron comentar el tema y se limitaron a señalar que las relaciones con las autoridades argentinas son "buenas" y que los vínculos entre los dos gobiernos son "excelentes".

Angulo Barturen asumió como embajador de España en Buenos Aires en noviembre de 2004, tras permanecer otros cuatro años en el país como representante de Naciones Unidas en Argentina, con lo cual testigo de la crisis económica y social que se desató a fines de 2001.

Desde ese cargo en Naciones Unidas formó parte de la llamada Mesa del Diálogo, una iniciativa que contó con el respaldo de la Iglesia Católica y a la que asistían dirigentes políticos y sociales de diversa extracción para buscar soluciones a la crisis.

El supuesto malestar de las autoridades argentinas, según asegura la prensa de Buenos Aires, se habrían originado por la enfática defensa del embajador de los intereses de las empresas españolas radicadas en Argentina.

Tras la devaluación de la moneda local a comienzos de 2002, las empresas de servicios, la mayoría de las cuales tienen capitales españoles, entablaron tensas discusiones con el Gobierno de Kirchner para lograr que se actualizaran sus tarifas.

Angulo Barturen cumplirá seis años de residencia en el país en noviembre próximo, con lo que estaría dispuesto a ocupar otro destino si así lo dispone el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, dijeron a Europa Press las fuentes consultadas.