16 de septiembre de 2007

Argentina.- La ESMA, el mayor centro de torturas de la dictadura, se convertirá en octubre en Museo de la Memoria

BUENOS AIRES, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los principales centros de torturas durante la dictadura que asoló Argentina entre 1976 y 1983 cerrará finalmente sus puertas el próximo mes de octubre para que se convierta en el Museo de la Memoria.

En estos momentos se está a la espera de que concluya el proceso de reubicación de algunos de los organismos de la Armada que todavía funcionaban en los terrenos de la hoy desmantelada ESMA, en el barrio porteño de Núñez.

Desde el 24 de marzo de 2004 comenzaron las etapas de desocupación de los terrenos después de que el Gobierno dispuso usar la ESMA para recordar los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el Estado y reforzar la conciencia colectiva en materia de Derechos Humanos.

En esa fecha, al cumplirse el 28 aniversario del golpe de Estado de 1976, Kirchner firmó el convenio para ceder el terreno, lo que puso en marcha la relocalización de los institutos de la Armada que funcionaban allí según un cronograma divido en tres partes.

Todavía restan reubicar la Biblioteca Central de la Armada, el Liceo Naval Almirante Brown, la Escuela de Guerra Naval y el Centro de Estudios Estratégicos, según informa la prensa de Buenos Aires, recogida por Europa Press.

La desocupación total culminará el próximo 30 de septiembre, por lo que se estima que el Museo de la Memoria pueda ser visitado a partir de octubre, y todo apunta a que el presidente Néstor Kirchner lo inaugure días antes de las elecciones del próximo 28 de octubre.

La idea es transformar la ESMA en un "escenario de testimonios, en un testimonio en sí mismo" y permanecerá intacto con carteles explicativos sobre lo ocurrido. El edificio central estará destinado a explicar el contexto político, económico y social de la dictadura.

"Se mantiene el cronograma: el 30 de setiembre se desocupa totalmente y en octubre se hace la apertura al público", confirmó Judith Said, coordinadora del Archivo Nacional de la Memoria de la secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Según estimaciones de las organizaciones de Derechos Humanos, unas 5.000 personas estuvieron secuestradas en el predio de 17 hectáreas, donde también funcionó una maternidad clandestina que sirvió de base a la apropiación sistemática de bebés durante la dictadura.

Después de firmarse la cesión de los terrenos, se conformó una comisión bipartita, integrada por la secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la subsecretaría de Derechos Humanos porteña, que debatió junto a los organismos qué uso darle a las instalaciones.

Se trabajó además en la señalización completa del predio con una detallada descripción, basada en testimonios, del funcionamiento de cada uno de los sitios como lugares de tortura y desaparición, según informa el gobierno de la ciudad en su sitio web.

El sótano era el lugar de tortura, donde se instalaron las oficinas para el trabajo esclavo de algunos detenidos y donde funcionó la maternidad en la que alrededor de 25 secuestradas dieron a luz niños que en su mayoría fueron luego apropiados ilegalmente.