1 de febrero de 2007

Argentina.- Un ex jefe naval reconoce su responsabilidad en los vuelos de la muerte y la lucha contra la guerrilla

BUENOS AIRES, 1 Feb. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El vicealmirante Luis María Mendía, comandante de operaciones navales durante la dictadura militar (1976-1983) se hizo hoy responsable de todas las acciones que realizaron las tropas a su cargo en la lucha contra la guerrilla en la década del 70 e inclusive de los llamados vuelos de la muerte, por los cuales eran asesinadas las personas detenidas ilegalmente.

Mendía, quien se retiró de la Armada Argentina en 1979, declaró hoy como acusado ante el juez federal Sergio Torres, quien investiga las violaciones a los derechos humanos ocurridos en la Escuela de Mecánica de la Armada ESMA, donde funcionó el mayor centro clandestino de detención.

El vicealmirante, actualmente detenido, asumió "todas las responsabilidades" en las acciones que se desarrollaron para combatir a la guerrilla, según informa hoy la agencia oficial Télam, que cita a fuentes judiciales. En la ampliación de su declaración indagatoria Mendía reconoció haber firmado el llamado Placintara (Plan Capacitación contra Insurgencia Terrorista de la Armada Argentina).

Cuando declaró como testigo en el juicio que se realizó en 1985 contra los comandantes de la dictadura militar, Mendía ya había admitido ser el autor y el responsable de la aplicación de ese plan, surgido de los decretos firmados durante la presidencia de Isabel Perón (1974-1976) en los que se ordenaba a las fuerzas armadas combatir a la guerrilla.

"Las órdenes recibidas de mis superiores emanan de un decreto del Poder Ejecutivo del año 1975, en el que se asignaba a las Fuerzas Armadas la responsabilidad de guerra antisubversiva en todo el país y se les subordinaba las fuerzas de seguridad, las policiales y el servicio penitenciario nacional; ese decreto del Gobierno constitucional tenía como misión el aniquilar el accionar de los elementos subversivos", había declarado Mendía en el juicio contra los ex comandantes.

En su declaración de hoy Mendía reconoció que en el plan se daban instrucciones precisas para la "lucha contra la subversión" e incluso e planteaba la "eliminación física a través de los aviones que, en vuelo, arrojarían los cuerpos vivos y narcotizados al vacío", agregó Télam.

Uno de los participantes de los llamados "vuelos de la muerte" fue el capitán de corbeta Adolfo Scilingo, quien reconoció haber participado en esas operaciones cuando declaró ante el juez de la Audiencia Nacional de España Baltasar Garzón. Scilingo fue condenado a 640 años de prisión.

El ex jefe naval dijo que las acusaciones deberían ser dirigidas contra su persona y "no en contra de los jóvenes oficiales que dieron fiel cumplimiento" a sus órdenes. "Muchos de mis subordinados hoy se encuentran detenidos de manera absolutamente injusta e ilegal", agregó Mendía.