28 de agosto de 2008

Argentina.- El ex represor Bussi llora en la última audiencia antes de conocer la sentencia

BUENOS AIRES, 28 Ago. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El ex represor Antonio Domingo Bussi lloró hoy ante los jueces que lo juzgan por la desaparición de un legislador durante la dictadura militar (1976-1983) y juró ser inocente, en las últimas palabras que pudo pronunciar antes de que se dicte sentencia.

Bussi y el ex general Luciano Benjamín Menéndez están siendo juzgados por la desaparición del senador peronista Guillermo Vargas Aignasse en 1976 en Tucumán. El fiscal ha pedido para ambos que sean condenados a cadena perpetua y alojados en una cárcel común.

"A Vargas Aignasse no lo vi ni lo traté en toda mi vida", afirmó el ex represor a los jueces, mientras interrumpió su testimonio varias veces por el llanto. El ex general se presentó en la audiencia acompañado por un tubo de oxígeno.

"La orden (de detención de Vargas) era de carácter inexcusable e insoslayable", dijo Bussi, quien aseguró que esa orden había sido dictada por "la Junta Militar" que se había hecho cargo del gobierno tras derrocar a la viuda de Juan Perón el 24 de marzo de 1976.

Tras hablar ante los jueces, Bussi fue retirado de la sala donde está siendo juzgado a petición propia y luego fue el turno de hablar de Menéndez, ex titular del III Cuerpo de Ejército durante la dictadura y jefe militar de Bussi.

Es el primer juicio por violaciones de Derechos Humanos durante la dictadura contra Bussi, que con el regreso de la democracia fue elegido gobernador, mientras que Menéndez ya fue condenado este año por violaciones de Derechos Humanos en la provincia de Córdoba.