5 de marzo de 2015

La familia de Nisman asegura que "lo mataron"

BUENOS AIRES, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Sandra Arroyo, la ex mujer del fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman, ha asegurado este jueves que "lo mataron", basándose en el informe que han elaborado los peritos contratados por ella y por la madre de Nisman.

"El informe descarta con contundencia las hipótesis del accidente y del suicidio. Alberto Nisman fue víctima de un homicidio. Lo mataron", ha dicho Arroyo en la rueda de prensa que ha convocado en la localidad de San Isidro.

Arroyo ha explicado que esta es la conclusión del informe que han elaborado los peritos de la familia de Nisman, después de "un mes de trabajo que fue muy difícil y doloroso", según ha informado la prensa argentina.

La finalidad es encontrar "la verdad objetiva y científicamente comprobable a partir del informe forense realizado sobre el análisis de la evidencia del lugar del hecho, la autopsia y pericias complementarias".

"Como ya todos saben la querella la integramos en forma conjunta Sara, la mamá de Alberto, y yo en representación de nuestras hijas de 8 y 15 años de edad, y en nombre de ellas les agradezco que se hayan acercado a este espacio para conocer e informar a la gente las conclusiones a las que llegamos", ha añadido.

MUERTE DE NISMAN

Nisman fue encontrado muerto en el cuarto de baño de su casa con un disparo en la cabeza el 18 de enero, cuatro días después de que denunciara a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por encubrir a los sospechosos iraníes del atentado contra la AMIA.

En un principio todas las pruebas apuntaban a que Nisman se había suicidado, pero la investigación --periodística y judicial-- ha ido desmontando poco a poco esta teoría apuntando a la del asesinato, aunque la Fiscalía aún no lo ha confirmado.

Pese a su muerte, la denuncia siguió su curso en manos del fiscal Gerardo Pollicita, que imputó a Fernández de Kirchner. El juez Daniel Rafecas tumbó la acusación contra la jefa de Estado, pero Pollicita ha recurrido, por lo que la decisión está ahora en manos de la Cámara Federal.