5 de marzo de 2015

Fernández denuncia que se está utilizando a las víctimas de la AMIA "para hacer geopolítica"

Fernández denuncia que se está utilizando a las víctimas de la AMIA "para hacer geopolítica"
ENRIQUE MARCARIAN / REUTERS

BUENOS AIRES, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha vuelto a cuestionar este miércoles la denuncia por encubrimiento en el caso del atentado contra la AMIA, presentada en su contra por el fallecido fiscal Alberto Nisman, y ha dicho que para algunos Argentina y la asociación israelí son solo "un daño colateral" en el conflicto de Oriente Próximo.

   "Argentina y la AMIA sólo son un daño colateral en una guerra de la que nunca fuimos parte", ha dicho la mandataria argentina, en referencia al atentado ocurrido en 1994, en el que murieron 85 personas. "Las víctimas esperan justicia y las siguen utilizando desde afuera y desde adentro para hacer geopolítica", ha denunciado.

   A través de un texto publicado en su página web, Fernández de Kirchner ha insistido en que "la AMIA fue un atentado contra la República Argentina y contra los argentinos" y, por ello, ha pedido a sus opositores que reclamen "que el Poder Judicial actúe en serio porque lo que ha pasado es realmente bochornoso".

   "Yo quiero sumarle a los 85 muertos de la AMIA los 29 muertos de la embajada de Israel. Todos muertos en nuestro país en atentados terroristas, en una contienda que nosotros no tenemos absolutamente nada que ver, porque nosotros somos un país de paz, un país de inmigrantes", ha sentenciado.

APELAN EL FALLO QUE DESESTIMA LA DENUNCIA CONTRA LA PRESIDENTA

   Este texto ha sido publicado horas después de que el fiscal Gerardo Pollicita haya apelado el fallo del juez Daniel Rafecas que desestima la denuncia presentada por el propio Pollicita contra la presidenta argentina por supuestamente encubrir a los sospechosos del atentado contra la AMIA, según ha informado la prensa local.

   "El agravio que motiva la presentación (de este recurso) se construye sobre la base de considerar que la resolución criticada descarta en forma anticipada y prematura las hipótesis traídas a conocimiento a través de la denuncia de Nisman", ha dicho.

   Pollicita ha argumentado que "la decisión de proceder al cierre inmediato del sumario, sin realizar ninguna de las medidas que habían sido propuestas en el requerimiento de instrucción, impide contar con información esencial".

   En concreto, indica que es necesaria "para poder sostener con certeza que la creación de una 'Comisión de la Verdad' (con Irán) no tiene relevancia en el ámbito penal o que no hubo un accionar orientado a obtener la baja de las circulares rojas relacionadas a los imputados iraníes por el atentado a la AMIA".

   Así, sostiene que, a pesar de "la repercusión política, social y periodística en el plano nacional e internacional", "corresponde investigar la existencia de los hechos en beneficio de los denunciados y de los que bregan por justicia desde hace dos décadas".

   "No se apartará la labor emprendida por esta Fiscalía, aún frente a la gravedad de los hechos y la condición institucional de los denunciados, de aquella indicación sustancial de la Constitución, la que manda conocer y decidir sobre los hechos que se pongan en conocimiento del Poder Judicial y del Ministerio Público", ha afirmado.

VARAPALO JUDICIAL

   Ahora será la Cámara Federal, en una de sus dos salas, a elegir por sorteo, quien decida si ratifica el fallo de Rafecas o, por el contrario, da curso a la denuncia de Pollicita y mantiene la imputación de Fernández de Kirchner.

   La noticia se conoce el mismo día en que el Gobierno ha publicado en los principales diarios argentinos un anuncio en el que defiende la decisión de Rafecas y acusa a Nisman de buscar "un efecto político desestabilizador".

   La insistencia de Pollicita, que ha sustituido a Nisman como fiscal interino del caso AMIA, pone entre las cuerdas al Gobierno argentino ya que, si la Cámara Federal, respalda la decisión del Ministerio Público Fernández de Kirchner quedaría imputada.

LA DENUNCIA DE NISMAN

   El 13 de febrero, Pollicita anunció la imputación de Fernández de Kirchner, su ministro de Exteriores, Héctor Timerman, el diputado oficialista Andrés Larroque, el líder sindical Luis D'Elía y el dirigente de la coalición izquierdista Quebracho, Fernando Esteche.

   El fiscal se basó en la denuncia de 300 páginas presentada por Nisman cuatro días antes de que fuera hallado muerto en su apartamento de Buenos Aires en un aparente suicidio que poco a poco han ido desmontando las pruebas periciales.

   Nisman denunció "la existencia de un plan delictivo destinado a dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní acusados en dicha causa (AMIA), para que se sustraigan de la acción de la justicia argentina".

   De acuerdo con Nisman, el Gobierno de Fernández de Kirchner habría negociado con la República Islámica un acuerdo por el cual se comprometía a diluir la acusación contra los sospechosos iraníes a cambio de un canje de petróleo persa por granos argentinos.

OXÍGENO PARA KIRCHNER

   Sin embargo, el 26 de febrero, Rafecas consideró que no se dan los elementos necesarios para que prospere la denuncia de Pollicita, tumbando así las imputaciones de Fernández de Kirchner y los demás dirigentes oficialistas.

   "No hay un solo elemento de prueba, siquiera indiciario, que apunte a la actual jefa de Estado", dijo Rafecas explicando que las evidencias recabadas desmienten "de un modo rotundo y lapidario" la existencia de delitos y "se contraponen de modo categórico al supuesto 'plan criminal' denunciado".

   En cuanto al Memorándum de Entendimiento (MOE) con Irán, el juez dijo que solo hubo "una expectativa de gestación", ya que "en unas pocas semanas", la República Islámica "abandonó todo interés en el asunto" y en estos dos años "no hubo avance alguno".