13 de abril de 2016

Fernández de Kirchner sobre su imputación: "Si pudieran prohibir la letra K lo harían"

Fernández de Kirchner sobre su imputación: "Si pudieran prohibir la letra K lo harían"
ENRIQUE MARCARIAN / REUTERS

BUENOS AIRES, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner ha denunciado una campaña política en su contra por su imputación a causa de la venta del dólar futuro. "Si pudieran prohibir la letra K, lo harían", ha dicho al término de su declaración ante el juez Claudio Bonadío.

   Fernández de Kirchner ha comparecido este miércoles ante Bonadío, pero se ha limitado a presentar un escrito en el que ha recusado al juez por prevaricación y "ejercicio abusivo del poder" y ha sostenido que los "verdaderos motivos" de su imputación son "barrer las conquistas logradas" durante su mandato.

   A su salida del juzgado se ha dirigido --desde un escenario montado ex profeso-- a las decenas de seguidores que se han trasladado hasta allí para evidenciar su apoyo a la expresidenta. "Si tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar", ha coreado la multitud.

   "Gracias por este regalo que me dan de bienvenida", ha comenzado. "Quiero, en primer lugar que estén todos tranquilos. Me pueden citar veinte veces, me pueden meter presa, pero no me pueden callar", ha proclamado.

   Fernández de Kirchner se ha comparado con Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón. Así, ha recordado que su caso "no es el único de un ex presidente perseguido". "Ayer pedía una señora, que pedía que me inhabiliten de por vida para ocupar cargos públicos. La proscripción otra vez en Argentina. Qué poco originales", ha ironizado.

   "Yo soy el obstáculo", ha asegurado, culpando tanto al Gobierno como a los jueces porque "es imposible que haya tantos atropellos sin la complicidad del Poder Judicial", según ha informado el diario argentino 'La Nación".

   Además, ha aprovechado para criticar la gestión de su sucesor en el cargo, Mauricio Macri, a punto de cumplir sus cien primeros días de Gobierno y para cargar contra la prensa argentina por "ocultar sus desmanes".

   "Los que querían llevarnos al mundo nos han llevado. Estamos en todas las tapas (portadas) de los medios internacionales, menos en los de Argentina. Aquí, una vez más, los medios intentan tapar el sol con las manos", ha criticado.

   A este respecto, se ha referido a los 'Papeles de Panamá', en los que Macri aparece como director de una empresa de su padre radicada en este paraíso fiscal. "Los que estaban buscando la ruta de dinero K se encontraron con la ruta de dinero M (...) ¿Se imaginan si me hubieran encontrado una cuenta 'offshore'?", ha planteado.

EL DINERO 'K'

   El proceso comenzó el año pasado por una denuncia formulada por los entonces diputados opositores Federico Pinedo y Mario Negri por un presunto delito de "fraude contra la administración pública" por las ventas del dólar futuro.

   El objetivo de estas operaciones financieras era asegurar el valor de venta del dólar con varios meses de antelación a un precio ligeramente menor al previsto en los mercados internacionales, de acuerdo con la prensa local.

   A ello hay que sumar que Fernández de Kirchner fue imputada el sábado por un delito de lavado de dinero tras una larga declaración el viernes por parte de Leonardo Fariña, implicado en una causa que investiga también al empresario Lázaro Báez.

   La declaración habría derivado además en la imputación del exministro de Planificación Federal Julio De Vido y del financista Ernesto Clarens, clave en el entramado empresarial de los Kirchner, y otras personas cuyo nombre no ha trascendido.

   La causa, conocida como 'La Ruta del Dinero K', está bajo secreto de sumario, pero ha trascendido de la declaración de Fariña que Fernández de Kirchner y antes su marido habían armado una estructura para sacar del país o blanquear en inversiones locales fondos millonarios que, según él, tenían origen ilícito.