27 de mayo de 2008

Argentina.-Fernández pide una sociedad mas tolerante y democrática y pone de ejemplo a Madres y Abuelas de Plaza de Mayo

BUENOS AIRES, 27 May. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió un país "más tolerante, más democrático y más respetuoso" y citó como ejemplo de "lucha y tolerancia" a las Madres de Plaza de Plaza de Mayo, en medio del conflicto que el Gobierno mantiene con los dirigentes del sector agropecuario.

Las Madres "nunca (realizaron) una amenaza, nunca un ejercicio de intolerancia hacia el otro, y eso que no les habían cobrado un impuesto, no les habían pedido dinero, les habían quitado los hijos", afirmó la presidenta durante un acto de entrega de viviendas en la ciudad de Avellaneda, a las afueras de Buenos Aires.

Asimismo, se refirió al comienzo del juicio contra el general Luciano Benjamín Menéndez por su actuación durante la dictadura al señalar que "es un ejemplo del país que somos", en el que se respeta "aun a los que violan los derechos de otros". "(Menéndez) tiene la oportunidad que no tuvieron miles de argentinos", añadió.

En ese momento aprovechó para "felicitar" a las Madres y Abuelas de desaparecidos, "luchadoras inclaudicables" y "ejemplo de las luchas cívicas" y dijo que deberían ser tomadas como "ejemplo". Por eso, insistió en abogar por "construir una sociedad democrática, tolerante y respetuosa de las leyes y derechos de los otros".

En otro momento de su discurso, dijo que la redistribución del ingreso que impulsa el Gobierno "no sólo es un discurso, sino una realidad cotidiana" y añadió que "ese debe ser el compromiso de quienes gobernamos en nombre del pueblo, no para renegar del resto de la sociedad".

Después de abogar por afianzar el "ascenso social" de los sectores menos favorecidos la presidenta dijo que se siente "más que nunca" presidenta de los argentinos cuando puede asegurar que el Gobierno está trabajando para que "todos y cada uno de los argentinos puedan tener casa y trabajo".

"Desde la gestión de un gobierno, desde el Estado, estamos ante la responsabilidad política y moral de reparar esa injusticia de vivir una vida que no se quiere y que merece ser mejor", concluyó la presidenta.