18 de enero de 2007

Argentina.- Garzón renuncia a seguir investigando al represor Juan Carlos Fotea y remite la causa a Argentina

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRES) -

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, que investiga al ex policía y represor argentino Juan Carlos Fotea por delitos de terrorismo, genocidio y torturas cometidos durante la dictadura militar (1976-1983), ha dictado un auto en el que renuncia a seguir investigando este caso en favor de la justicia de ese país, donde hay una causa judicial abierta previamente contra él por los mismos hechos.

La resolución de Garzón, dictada el pasado día 10 y a la que ha tenido acceso Europa Press, obedece a la "cuestión de competencia por inhibitoria" planteada por la defensa de Fotea, que se une a los datos obtenidos por una comisión rogatoria internacional sobre la causa abierta contra el ex policía en el país sudamericano.

Los resultados de dicha comisión, que fueron remitidos al titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 el pasado mes de junio, señalan que la causa argentina contra Fotea fue abierta en el Juzgado de lo Criminal y Correccional número 12 de la Capital Federal (Buenos Aires) en 2003, en tanto que el sumario que se sigue contra él en España se inició en diciembre de 2005.

En su auto, Garzón rechaza la cuestión de competencia planteada por el abogado, si bien acuerda denunciar los hechos obrantes en su sumario al juez argentino y notificar su decisión de renunciar a seguir investigando a Fotea a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que es la que tramita el proceso de extradición del ex policía.

La decisión del juez español respecto a Fotea se suma a la adoptada el pasado 20 de diciembre por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que se declaró no competente para juzgar al ex represor argentino Ricardo Miguel Cavallo, acusado también por crímenes cometidos durante la dictadura militar. En el caso de Cavallo, también se remiten las actuaciones a Argentina, al entender que no hay impedimento para juzgarle en el país en el que se cometieron los hechos después de que se hayan abolido las leyes de punto final y obediencia debida.

MISMOS HECHOS.

Garzón señala en su auto que el objeto de la causa argentina, en la que Fotea se encuentra pendiente de procesamiento, es el mismo que el de su Juzgado, como se desprende del hecho de que, entre las víctimas se encuentren María Alicia Milia de Pirles, Sara Solarz de Osatinsky, Beatriz Graciela Daleo y Rosario de Herrero Quiroga, así como el periodista y escritor Rodolfo Walsh, "por lo que la competencia para la continuación de este proceso debe corresponder a dicho Juzgado Federal".

Para hacerlo viable, el magistrado español denuncia los hechos a Argentina en cumplimiento del artículo 16 del Convenio Bilateral entre España y Argentina "previa conclusión de esta causa en cuanto a Juan Carlos Fotea Dimieri", a quien investiga en el sumario 19/97 junto a otros presuntos ex represores.

No obstante, Garzón se reserva la posibilidad de poder seguir acordando "aquellos trámites que sean urgentes relacionados con la situación personal del imputado", en prisión desde noviembre de 2005 tras ser detenido en Madrid, donde residía de forma habitual.

El pasado día 8, el Tribunal Constitucional inadmitió a trámite el recurso de amparo presentado por Fotea contra su extradición a Argentina por el secuestro y asesinato del periodista y escritor Rodolfo Walsh, ocurrido el 25 de marzo de 1977. El presunto represor acudió al alto tribunal después de que la Audiencia Nacional autorizara el pasado 21 de abril su entrega a Argentina una vez que hubiera concluido el juicio contra él en España.

Durante su declaración en la Audiencia Nacional en noviembre de 2005, que se celebró ante el juez Central de Instrucción número 4, Fernando Andreu, Fotea aseguró que siempre cumplió con su deber como policía.